Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» El Foro cierra pero Skype es eterno.
Miér Oct 23, 2013 12:47 am por Jack Daniels

» Afiliación Strong World [Élite]
Dom Ago 11, 2013 3:24 pm por Invitado

» O.W. {Foro rol anime} normal
Sáb Ago 10, 2013 3:11 am por Invitado

» Jung Sang Art School {Normal}
Jue Ago 01, 2013 5:35 pm por Invitado

» Afiliación a VirtualWorld
Sáb Jul 27, 2013 11:31 am por Invitado

» Petición de experiencia (Activa)
Vie Jul 26, 2013 9:27 am por Aoi Revenge

» Capítulo uno - Primer encuentro.
Vie Jul 26, 2013 6:48 am por Aoi Revenge

» PRIMER CENSO GLOBAL. [18/07/13 - 26/07/13]
Jue Jul 25, 2013 6:36 pm por Adán D. Romalia

» "The Peacemaker"
Jue Jul 25, 2013 1:00 am por Aoi Revenge

» ~~Aburrimiento, Balas, Puños y un pajaro muerto~~
Miér Jul 24, 2013 9:06 pm por Jean Vancroux

One Piece World

Memento Teen Titans New Generation
'Ndrangheta

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 24 el Jue Jul 04, 2013 2:06 pm.

En pie de Guerra [Trama de los CP]

Ir abajo

En pie de Guerra [Trama de los CP]

Mensaje por Narrador el Dom Jul 14, 2013 2:49 pm

En Pie de Guerra…

-¡Mas rápido!- exclamaba un enviado especial del gobierno a supervisar la construcción de aquel puente que ya estaba retrasada, los constantes embates de los revolucionarios contra los buques del gobierno y los problemas de la marina para contener a los piratas habían provocado un desabasto de provisiones en la isla, de modo que los esclavos recibían aún menos comida y los encargados -así como algunos capitanes- tenían la gran parte. -¡Dije que más rápido maldita!- un latigazo azoto con violencia la espalda de una mujer madura quien al no soportar más cayó al suelo fangoso, toda la noche había caído la lluvia y ahora durante la madrugada el terreno era muy resbaladizo -¡De pie!- enfurecido azotaba una y otra vez a la pobre mujer que en vano buscaba sostenerse de una roca cercana para erguirse, algunos marines observaban la escena inconformes pero a ese hombre -como a otros- poco podía decírseles, pues su autoridad estaba muy por encima de la suya y aun si no fuera así sus respectivos capitanes estaban apoyando al gobierno en esta monumental tarea, una que según muchos sería capaz de cambiar el destino de todo el mar, teniendo una conexión de toda isla y así un control más riguroso de piratas o navíos extranjeros. El rugir de los azotes continuo por unos dos minutos hasta que la sangre de la mujer brotaba por toda su espalda dejando su cuerpo inmóvil, había sido brutalmente asesinada con un dolor agonizante, un pequeño todo ennegrecido por trabajar cargado cemento se acercó gritando con horror en busca de su madre ya muerta, un marine le detuvo y con cierta sutileza lo alejo para evitarle la horrorosa escena, mientras tanto un hombre a su izquierda bravo por aquel accionar se lanzó contra el asesino, muriendo rápidamente por un disparo en la cabeza salido de un agente custodiando desde una pequeña colina.

Los prisioneros estáticos mostraban en su rostro el odio descomunal a los agentes y marines -¡A trabajar!- el hombre saco una pistola y apuntando aleatoriamente asesino a otro joven quien con un disparo al corazón cayó muerto, una vez más el miedo pudo ante la ira y todos dando vuelta se alejaron para continuar en sus labores, el encargado ordeno a unos marines que tiraran el cuerpo de la mujer como relleno a los puentes y estos sin creerlo tuvieron que acatar la orden, esto se repitió con los otros dos cuerpos quienes servirían de una forma o de otra. Sin embargo, infiltrado, silencioso e inteligente, un hombre se reunía con los esclavos, alentándolos a buscar su libertad por medio de una rebelión, muchos no estaban de acuerdo, sin armas serian blanco fácil de los agentes y marines, pero este último les prometía una ayuda extranjera, una que llegaría pronto, así fue como en las cuevas -cavadas como albergues para los esclavos- las masas se reunían trazando un plan de acción que llegaría apenas el primer rayo solar saliese por el horizonte, mas no estarían desprevenidos, cavando comenzaron a sacar herramientas como picos y palas, cosas que habían ocultado al paso de los meses, estas serían sus primeras armas esperando que fuesen suficiente para su cometido. Todos fueron a dormir pero pocos lograron conciliar el sueño, la sangre les hervía por una mezcla de emociones, el temor a la muerte siempre vigente se acentuaba con la incertidumbre, ¿llegaría la ayuda?, ¿y si no era suficiente?, ¿y si fallaban?, pero por otro lado una voz poderosa les ahuyentaba las dudas, la esperanza de la libertad, de una vida mejor para ellos y sus hijos o familia, ¿no valía la pena luchar por eso?.

Durante la noche los capitanes y encargados disfrutaban de un espectáculo, unas cuantas concubinas que habían sido enviadas semanas atrás para su deleite, bebiendo vino y comiendo sin darse cuenta de sus excesos, solamente uno de ellos se mantenía al margen, un joven capitán que no gustaba de los abusos suscitados en esa isla, pensativo miraba el horizonte, el sol estaba a punto de emerger y sus planes eran claros, necesitaba renunciar a este trabajo, no podía seguir soportando tanta vileza en el corazón de los agentes, quienes como marionetas eran incapaces de tener empatía por esas criaturas.

El primer rayo de luz salió y con este los esclavos se movilizaron antes de tiempo, a causa de la historia las guardias marines se habían relajado hace tiempo, ya no tenían vigiladas las entradas de las cuevas pues nunca sucedía nada, pero en esta ocasión pagarían su desatención, los primeros en caer fueron unos cuantos guardias quienes sufrieron muertes horribles molidos a golpes, en los boques muchos esclavos se posicionaron escondidos para tender emboscadas y así fue como un grito de -¡Viva la revolución!- el combate abierto comenzó, los primeros en reaccionar fueron los agentes quienes dispararon a diestra y siniestra asesinando esclavos, pero viéndose superados en número fueron rápidamente sometidos y asesinados, los marines lucharon en la medida de su fuerza aunque muchos de ellos decidieron escapar pues apenas siendo reclutas tenían poca experiencia. Los capitanes emergieron aun borrachos sin entender y fueron ejecutados de la peor forma posible al igual que los encargados del gobierno, solamente un alto cargo logro darse a la fuga…aquel capitán quien ocultándose por el bosque correa con una pequeña guardia marine buscando llegar a la costa donde algunos navíos estaban siempre estacionados para la defensa marítima, claro está, no calculaban que ese día los navíos estuviesen casi vacíos y apenas llegar a la costa fueron hundidos por balas de cañón dirigidas de otras embarcaciones, los revolucionarios hacían su entrada triunfal a la isla. -¡Por allí!- señalaba el capitán marine alejándose en dirección a los puentes pero estos rápidamente fueron destrozados por los mismos revolucionarios, allá a lo lejos desembarcaban cientos de ellos y el rugido de los esclavos helaba la piel, de alguna manera se ocupó de llegar hasta un extremo libre en la profundidad del bosque, ahí junto a los pocos sobrevivientes se ocultó y encargo de enviar un mensaje claro:

“Una rebelión en Tequila Wolf, pocos sobrevivientes, los revolucionarios están tomando la isla”

Apenas acabo de dar aquel mensaje uno de su escolta cayó fulminado por un disparo al pecho -¡Ahí esta!- gritaba un esclavo cargando un arma y protegiéndose contra un árbol al momento que docenas llegaban, una defensa férrea se provocó asesinado a varios esclavos pero al final el capitán fue capturado, no obstante no se le ejecuto enseguida sino que fue dirigido al anterior campamento de marines, donde ahora los esclavos y revolucionarios se preparaban para una defensa ante la posible llegada de otros navíos oficiales, era el momento crucial, dejar caer Tequila Wolf significaría otro “Saint Reia” para el gobierno, ¿acaso esto sería permitido?.

~REGLAS~

  • Todo participante estará obligado a realizar dos post de entrada cuando mínimo siendo así que el primero debe ser de cómo se entera del evento y el segundo de como viaja [junto a sus otros compañeros] hasta estar cerca de la isla.
  • No desembarcaran en este tema, por lo cual estarán viajando rumbo a la isla.
  • No existe orden de posteo, puede hacerlo cualquiera.
  • Una vez posteados las dos veces se dará paso a un post narrativo.
  • Quien no postee las dos veces será considerado no “activo” de la trama y podrá ser excluido, más si es aceptado sufrirá una penalización de experiencia al final de la misma.
  • Los dos post son su “boleto de confirmación” así que tomarlo en cuenta.
  • El líder de esta operación es Drake Stark y el “segundo al mando” es Finnick Halestorm debido a sus niveles, el resto deberá sujetarse a sus órdenes aunque sea de manera parcial.


avatar
Narrador

Mensajes : 72
Fecha de inscripción : 31/10/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En pie de Guerra [Trama de los CP]

Mensaje por Haine Evans el Lun Jul 15, 2013 2:08 am


   

   
{Un placentero viaje}

   

En cierto momento hace alrededor de veintiocho horas, un heraldo del gobierno había llegado a los aposentos del agente del CP1 a darle una carta de parte de los altos mandos del gobierno mundial, la cual aparentemente era de carácter urgente, puesto que para ser entregada a la una de la maña y no poder esperar al desayuno, eran señales suficientes para notar que algo había pasado, por lo que tras despachar al mensajero con una buena propina, este abrió la carta sin siquiera perder el tiempo que llevaba cerrar la puerta de su habitación… en esta do noticias de alta importancia estaban redactadas.

La primera y más relevante, aunque irónicamente de menos importancia, era el anuncio de que su compañero Drake, había sido elegido como nuevo líder del CP1, cosa que no le sorprendería debido a que su habilidad era majestuosa y su lengua afilada, además de que constaba con aquel carisma necesario para el puesto. ~Debere felicitarlo como es debido~ musito el agente, mientras bajaba su mirada para leer una misión de carácter urgente… al parecer una revuelta en una zona de esclavos de los nobles mundiales había comenzado… aquella plantación de “negros” era por obvios motivos uno de los tantos secretos del gobierno mundial y uno de los ejemplas más claros de la corrupción de aquellos obesos que se hacían llamar descendientes de dragones… ~Deberíamos atacar la raíz del problema~ Dijo Hellhound refiriéndose al homicidio de los nobles mundiales, a lo que Evans negó con una sonrisa, mientras que continuando leyendo, observo la fecha de salida para aquella misión seria esa misma noche… lo que no provocaba emoción alguna en el agente… solo provocaba la acción de comenzar a arreglar su equipaje… ropas elegantes y frascos de leche, por si regenerar sus huesos fuera a llegar a ser necesario en la misión.

Tras terminar los preparativos, el albino se dirigió al muelle… trayecto que no le llevaría más de diez minutos, debido a la cercanía que tenía desde su departamento al muelle, el cual se encontraba en el mismo complejo. Al llegar ahí y observar al barco que aun se encontraba en abastecimiento Evans se acerco al que al parecer era el capitán de la tripulación del buque del gobierno para informarse. ~Buenas tardes, soy Haine Evans, nivel CP1~ dijo el agente mostrando su identificación. ~Me gustaría saber cómo está el progreso y si es posible ya abordar la nave. ~ Aquel hombre de aparentes 40 años, el cual tenía toda la pinta de ser un viejo lobo de mar, se cuadro y saludo de forma militar al agente, el cual era su superior, para informarle. ~Todo está según lo planeado, la hora de salida está pactada para dentro de media hora y estaremos listos para zarpar de forma puntual… su habitación es el camarote 666 como usted lo solicito~ obvio era que el albino nada había solicitado, por lo que solo podría ser una de las tantas bromas el gorosei, que jugaban al ya conocido inmortal, lo cual sería solo otro intento fallido de molestarle, puesto que debido a la personalidad simple del hombre muerto, esto no llegaba a llamar siquiera su atención. ~Excelente trabajo… quiero una botella de vino en mi camarote lo antes posible… y si ve a Drake Stark abordando el navío dígale le doy mis felicitaciones.~ diciendo esto, Evans abordo la nave siendo como de costumbre el primero en llegar.

Al llegar a su habitación, la cual era por demás sencilla Evans no pudo siquiera cerrar la puerta, cuando una botella de fino vino llego de la mano de un mesero con una cubeta con hielo, el cual se la entregaría sin muchas formalidades de un modo mas bien practico… cosa que era común en los barcos para después retirarse. El tiempo de espera fue corto acompañado del vino, hasta que sintió aquel buque moverse con dirección a Tekila Wolf. El viaje seria tranquilo y sencillo, sin ninguna novedad aparte de una que otra ola violenta que levantaba aquel gran barco más de lo habitual, pero aparte de ello nada destacable, al menos las primeras horas del recorrido.

Creado por Euphoria

_________________
avatar
Haine Evans

Mensajes : 158
Fecha de inscripción : 27/10/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En pie de Guerra [Trama de los CP]

Mensaje por Finnick Halestorm el Lun Jul 15, 2013 3:35 am


Una gota más. Una gota más y su nuevo experimento estaría completo. Dentro del laboratorio, el agente Halestorm se había levantado con premura para preparar un nuevo compuesto vitamínico que aceleraba la capacidad coagulante de la sangre, por lo que las costras se cerrarían en cuestión de segundos impidiendo una infección a mala manera. Tomando un matraz erlenmeyer y una pipeta, sacó de un frasco ajeno un poco de Yoduro Cálcico, compuesto necesario para la elaboración de su idea. Claramente, el pelinegro llevaba puestos unos guantes de látex, ya que desde que ingirió su Akuma No Mi, no había podido tocar nada como lo había hecho antes. Así, guardó un poco de dicho líquido en la pipeta, para luego acercarlo al matraz donde estaba combinando todos sus componentes. Con sumo cuidado, vertió una minúscula gota al interior de dicho recipiente, consiguiendo que su creación pasase de tener un color violáceo a uno más verdoso. La sonrisa se hizo placentera en los labios de Finnick, mientras que llevaba sus manos a las gafas de protección para quitárselas. Sin embargo, en el momento justo en el que apoyó sus manos en ellas para alejarlas, la muestra química explotó y manchó todo el cuerpo del joven científico. La bata y las prendas que quedaban a la vista estaban completamente mojadas en aquel viscoso líquido, mientras que el agente decía con una cara enfadada. - Vaya, parece ser que me he vuelto a equivocar de potenciador – Apretando los dientes y quitándose toda la ropa manchada con velocidad, no fuera a ser que la corrosión alcanzase su piel.

Acercándose hacia una de las esquinas del laboratorio, cogió una fregona y un cubo de agua, transportándose a la zona de riesgo para limpiarlo todo a la perfección. Suspiró y siguió limpiando, mientras que repasaba mentalmente cuál podía haber sido el fallo que había tenido a la hora de crear aquel nuevo compuesto vitamínico, intentando hacerlo con lógica y conocimiento. Sin embargo, algo lo sacó de su estado de concentración: unos golpes en la puerta. Dejando la fregona apoyada magistralmente sobre un taburete, empleó el Soru para acercarse a la puerta en cuestión de milésimas de segundo, a la par que la abría con una sonrisa en la cara. No lo hizo del todo, para que aquella persona que quería darle información o pasar no se diera cuenta de lo ocurrido. Así, encontró a un agente del Gobierno uniformado y con una carta en la mano, que le dijo nada más verle. – Agente Halestorm, me han ordenado que te entregue esta carta en persona. Es sumamente urgente, así que le ruego que leerla sea su prioridad más importante. Buenos días – Dándole la carta por el resquicio de la puerta entreabierta y dándose la vuelta para volver por donde había venido. El pelinegro, entusiasmado por la información que podía contener aquel sobre, lo abrió con rapidez y sacó el papel que contenía, sujetándolo con sus guantes de látex y leyéndolo en una voz susurrante, para enterarse a la perfección de lo que querían comentarle.

“Señor Finnick Halestorm, nos complace informarle que ha sido elegido para participar en una nueva incursión del Gobierno. El destino es la isla de Tequila Wolf, en la cuál los trabajadores del puente se han sublevado contra sus superiores y han tomado la isla y las bases marines. Se ruega que preste sus habilidades al servicio de la Paz y Justicia Mundial. Confiamos en sus habilidades, no nos decepcione.

El transporte hacia la isla se llevará a cabo mediante un buque asignado para la misión. Vaya a la hora mencionada más abajo al puerto y suba al navío. Requerimos de todas nuestras mentes para recuperar la isla.”


Leyó, mientras que más abajo podía verse la hora de salida y el número del puerto al que debía encaminarse si quería aceptar la misión. Por tanto, terminó de limpiar el laboratorio y lo dejó todo perfectamente ordenado, para luego salir de aquel lugar rápidamente y dirigirse a su habitación. Allí se dio una ducha y se colocó el uniforme propio de los agentes que trabajaban para el Cipher Pol, además de tomar unos guantes de terciopelo para ocultar sus almohadillas. ¿Por qué? Dos motivos: el primero era que cada cosa que tocaba era repelida a una velocidad increíble, por lo que no era buen menester que eso ocurriera; el segundo motivo era que nadie del cuerpo policial conocía acerca de sus habilidades de las frutas del Diablo. Sí se había comentado que en una reunión con un Vice-Almirante había sido tan terco como para rechazar una fruta dada por el mismo. Lo que nadie sabía era que sí había ingerido una días más tarde, encontrada en una de sus misiones especiales hacia una isla normal. Lo mantenía como su secreto mejor guardado, además de otro del cuál todavía no era consciente. Un nuevo poder, aparte del de su fruta, había nacido en su interior, mas él no se daba cuenta de eso. El Haki se iba expandiendo cada vez más en el interior de Finnick, y pronto estaría preparado para mostrarse al exterior. Sin embargo, era algo que el científico desconocía.

Una vez que estuvo totalmente listo, salió de su habitación especial y se dirigió al muelle. Vestido con el traje reglamentario y sus guantes, había anudado su pelo en una coleta que caía por detrás de su espalda, hasta más o menos un poco más debajo de los hombros.  Se desplazó con rapidez hacia el puerto de carga, donde un nuevo buque estaba a la disposición de todo aquel que quisiera subir en él. Acercándose hacia el embarcadero, vio cómo un joven de pelo blanquecino y presencia oscura y fantasmal subió. ¿Haine Evans, el Inmortal? Se relacionaría con gente famosa, por lo que parecía. Aquel novato del CP 1 se había hecho de renombre al derrotar junto con Drake y Lairon a uno de los piratas de la Nueva Era. Mas solo había entablado contacto con el actual líder de la división, por lo que tendría que presentarse si se daba la ocasión. Se encontró con un hombre que le miró despreocupadamente, pidiéndole su identidad para dejarle subir. – Finnick Halestorm, agente del Cipher Pol 1 – Contestó, haciéndose paso por el lado del hombre hacia la cubierta del barco. Sin embargo, allí no había nadie que no fuera un tripulante normal. El agente Evans había desaparecido, puesto que seguramente habría ido a otro camarote. Por tanto, el científico se quedó en la proa del barco, mirando al mar y sus manos enguantadas. ¿Cuánto tardaría en revelar su secreto? Esperaba que fuera demasiado tiempo, puesto que aquel que guarda ases en la manga, siempre es más afortunado que quien no los guarda. El viaje a Tequila Wolf empezaría, y estaba más que preparado para cumplir la misión. El Finnick actual distaba mucho del anterior, y muchos se sorprenderían con su gran aumento de poder.

_________________


Luchador - Científico
Niveles C - Iniciado
Busoushoku Haki nivel Básico
Agente del Cipher Pol 1
Usuario de la Nikyu-Nikyu No Mi
avatar
Finnick Halestorm

Mensajes : 41
Fecha de inscripción : 24/06/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En pie de Guerra [Trama de los CP]

Mensaje por Kumiko el Lun Jul 15, 2013 6:47 am

Aquella mañana se había despertado pronto para salir a hacer unas compras, necesitaba ropa nueva y algunos alimentos que solo ella podría comerse, mezclaba sabores muy extraños, siempre dejando de lado el dulce y centrándose en el amargo.  Se había pasado la mañana comprando. La habían intentado timar más de una vez, como siempre, y algunos, por no decir todos, lo habían conseguido. Su inocencia era uno de sus rasgos más destacables y por el que siempre era engañada o avergonzada. Era costumbre que se metiera en discusiones por estos hechos, cuando trataban de timarla solía sacar su demonio interior y sus gritos se oían en toda la ciudad.

Esta vez la culpable había sido una falda corta de color azabache. El dueño le exigía un precio demasiado alto por ella y la chica se había negado a pagar semejante suma de dinero por un trozo de tela. El vendedor se negaba a bajar el precio y le aconsejaba que no se la llevara si no tenía el dinero suficiente para pagar por la prenda que, aseguraba, era de la mejor calidad y no se rompería ni rasgaría con nada. En un intento de descubrir si estaba siendo timada o no, la morena había sacado su katana con claras intenciones de pasar su filo por la falda, por ello el tendero se había puesto a gritar como loco, pidiendo que alguien le defendiera de aquella perturbada que intentaba destrozar su tienda. La chica no se había achantado ni un poco al oír los gritos de las personas y continuaba con la idea de partir la prenda en dos para enseñarle a todo el mundo que aquel hombre intentaba timarla. Finalmente el hombre accedió a bajar el precio hasta el punto de que la joven casi se la lleva sin necesidad de pagar.

Ahora se encontraba andando sin rumbo por la ciudad con una bolsa de papel, donde se hallaban sus compras, entre sus brazos. Como era costumbre, se había perdido. Llevaba todo el día sin saber que hacer o hacia dónde dirigirse. Había pasado por los mismos sitios una y otra vez y ella no se había dado cuenta. El tendero se escondía cada vez que la veía pasar por delante de su tienda, tenía miedo de que volviera a exigirle otra prenda y terminara por arruinarle. Aquello se alejaba mucho de lo que la chica trataba de hacer, llegar a su habitación y probarse sus nuevas ropas.
A la una fue detenida por un agente del gobierno que le dio una carta en la cual le daban la noticia de que alguien había sido ascendido o algo por el estilo, decidió no prestar demasiada atención a esa parte y continuó leyendo hasta descubrir el verdadero motivo de que aquel trozo de papel fuera tan importante.

El joven que le había dado la carta la acompañó hasta su habitación y, después de que cogiera sus cosas y se pusiera el uniforme, adornado con su larga bufanda negra, hasta el muelle. Al parecer había sido advertido el nefasto, por no decir nulo, sentido de la orientación de la chica, quien necesitaba llegar rápido a su destino.
En su rostro se podía apreciar claramente lo mal que le sentaba tener que montar en un transporte pero no tenía más remedio. Se dirigió a las escaleras y miró fijamente a un hombre que obstaculizaba su camino, quien le pidió identificación. -Kumiko Kumakura, agente del CP1- Dijo su nombre, que algunos interpretaban como un trabalenguas, sin mostrar expresión alguna, como siempre,  y, una vez que aquel hombre se apartó, continuó su camino hasta estar a bordo.

No pasaron ni diez segundos hasta que notó que su cuerpo comenzaba a moverse de un lado a otro al compás de las olas que chocaban contra el barco. Apoyó su espalda en una barandilla cercana y resbaló por ésta hasta quedar sentada en el suelo. Llevó sus manos a su frente y miró hacia el suelo esperando a que todo terminara rápido. Esa noche posiblemente dormiría allí, tampoco es que supiera como llegar a su camarote. De esa forma estaría cerca de la salida, si daba alguna vuelta por cubierta acabaría en cualquier lugar y luego le sería imposible volver hasta allí sin ayuda y, siendo ella, no pediría ayuda.
avatar
Kumiko

Mensajes : 4
Fecha de inscripción : 24/06/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En pie de Guerra [Trama de los CP]

Mensaje por Lairon Tashantir el Lun Jul 15, 2013 12:54 pm


El sol estaba en lo alto del cielo. Una gran cantidad de nubarrones negros cargados de pura electricidad. Un clima un tanto tétrico. Por aquel mar del East Blue surcaba un barco del gobierno. Un barco de no grandes dimensiones donde surcaba un integrante de una de las organizaciones de asesinos del gobierno a la par que unos cuantos camaradas que hacian funcionamiento al barco. En el estaba el mismisimo Lairon Tashantir el cual ya hacia unos cuantos días que había partido de una pequeña isla del North Blue para visitar una ciudad conocida en aquellos mares.

En su gran camarote, adornado como si fuera una habitación de lujo. Una gran lampara colgante de cristal, cortinas doradas, muebles de madera lisa y brillante. Sillones y sofas de piel lujosa. Larion situado en un sillón de piel de oso negro sujetaba con su mano derecha una copa de vino mientras miraba por un gran ventanal situado en la popa del barco el mar que debajaban atrás cada metro que continuaba aquel navio. Los pocos rayos de sol que se dejaban ver entre aquellos nubarrones iluminaban e intentaban broncear la piel del palido, cosa que no seria efectiva puesto que el cuerpo de tashan no poseia melamina por lo que no podia coger color alguno.

Trás un leve suspiro, incó su codo para llevar la copa hasta sus labios y darun profundo trago de aquella rosada bebida. Cerrando los ojos para poder gozar del sabor del alcohol en su paladar un ruido un tanto molesto interrumpia su periodo de descanso. Aquel era el sonido de un den den mushi situado en el camarote. Aquel artilugio solo podia sonar a causa de una llamada directa del gobierno, por lo que algo grave debia de haber sucedido. Lairon dejó la copa en una pequeña mesita situada a mano derecha, una mesa de cristal trasparente. Apoyó sus brazo sobre los posaderos del sillón con tal de ayudarse a recuperar su postura y mientras el sonido no cesaba lentamente se acercaba al caracol. Alargó su mano derecha para coger el mecanismo de esa manera descolgar y comenzar aquella conversación.

- Lairon Tashantir al habla – dijo con una voz suave y espeluznante como solia hacer el peligris, mientras se acercaba un pequeño transmisor a sus labios para poder decir aquella sutil frase. Solo deseaba identificarse para que fuera quien fuese supiera que se trataba de un integrante de la chiper pol, ya que pocos eran los que podian hacer uso de esa linea de transmisión.

- Tenemos una nueva misión para usted. La isla del East Blue conocida como Tequila Wolf ha sido tomada por una banda de revolucionarios y esclavos. Se necesita ayuda de los integrantes de la CP1 para acabar y desacer dicha revolución – sonaba a través de aquel caracol. Una voz seria y sin personalidad alguna, era casi imposible reconocer quien era. La tonalidad y la forma de hablar parecia de una máquina y no de un humano.- Serás liderado por Drake Stark nombrado lider de la CP1 por su demostrado nivel. Hay un navió esperandole junto a sus compañeros, deberás tomarlo en menos de dos horas o estarás fuera de la misión.

Tras ello la transmisión se cortó por completo. Lairon quedaba un tanto atónito. Colgó el den den y comenzó a sonreir a la par que a reir siniestramente. Aparto el pelo de su rostro situandolo detrás de sus orejas al mismo tiempo que se acercaba al gran ventanal para observar el mar con una gran sonrisa en su rostro. Por dentro de Lairon comenzaban a fluir antiguos sentimientos. Estaba deseando volver a reunirse con sus compañeros para demostrar sus habilidades y tener un poco de diversión en su vida.

- Con que Drake a sido ascendido a lider de la chiper – susurraba entre dientes y con una sonrisa – quien lo diria, tanto él como el inmortal salieron mál parados de la última batalla. Es hora de divertirse de nuevo …

Lairon daba media vuelta y acelerando su paso se acercó a la puerta del camerote para abrirla de par en par. Se trataba de una doble puerta con cristalera que daba directamente a la cubierta. Una gran cantidad de viento entró en la habitación a causa de abrir aquel portón. Todo ese viento zarandeaba la cabellera de Lairon el cual sonreia. Su cabello bailaba con dureza hacia todos lados mientras a la par que sonaban los rayos gritaba duramente al cielo para que todos los camaradas que estubieran en el barco escucharan:

- ¡ Cambiamos nuestro destino ! No hay tiempo a perder ¡A toda Vela ! - trás aquel grito el navegante del barco sonrió mientras giró bruscamente el timon para cambiar la dirección del barco. Otros dos desplegaban todas las velas del barco las cuales a causa de ir a favor del aire provocaban un aumento de velocidad considerable del barco. Todos los integrantes del navio se ponian manos a la obra, tenian que llegar a aquella isla lo antes posible para poder llegar a la par que sus compañeros.

Lairon comenzó a correr por toda la cubierta hasta situarse en el filo del barco, en la proa para ver todo el mar. Un horizonte a lo lejos y una diminuta mancha donde estaba situada la isla donde debia de coger el navio para tomar rumbo a Tequila Wolf. Al parecer iban a tardar menos de lo esperado. Lairon sonreia mientras retomaba su camino para ir a su camarote. Allí abrió el armario para tomar sus dopajes característicos a sí como su capa negra. Se acercó a una de las paredes donde estaba situada su guadaña. Con sus manos se peino al mismo tiempo que se hizo una trenza en su cabello. Se acercó al escritorio, abrió sutilmente el primer cajón de madera donde habian unos guantes de cuero. Con delicadeza se los colocó para cubrir sus manos. Seguidamente se acercó al lugar donde tenia la copa de vino para volverla a llenar y de un trago refrescar su garganta.

El barco llegó a puerto donde habia situado un barco muchisimo más grande. Un barco mucho más imponente. Se notaba que habian convocado a varios miembros de la chiper pol. Lairón bajo del barco el cual le había llevado al muelle. Al mismo tiempo que bajaba del barco veia como unos cuantos integrantes, sus compañeros subian al barco. Uno de ellos ya lo conocía, al peliblanco, el conocido como inmortal. El otro desconocia de el. Lairón se acercó al barco y dio su identificación y con ello le dejaron subir al barco sin ningún problema. Lairon ignoró las indicaciones dadas y prefirió quedarse en la cubierta en la parte de la popa mirando el mar mientras el barco se alejaba del puerto rumbo a la isla ya mencionada.

_________________


avatar
Lairon Tashantir

Mensajes : 182
Fecha de inscripción : 23/12/2012
Edad : 23

Hoja de personaje
Tripulación:
Cargo: CP1
Recompensa:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En pie de Guerra [Trama de los CP]

Mensaje por Drake Stark el Lun Jul 15, 2013 4:00 pm

Importante:

Primera ronda terminada(con mi post) , prosigamos la segunda ronda, donde se relata el viaje. Recuerden que no hay orden de post.

-Una inminente batalla-

Ziss Ziss, aquel sonido del metal chocando retumbaba por todo el lugar, Zed estaba enfrentándose en une entrenamiento al joven peliverde con un vice-almirante presenté, que había decidido presentar aquella batalla ya que debía pasar algunos días en aquel lugar. La espada de Drake, rasgaba el bastón metalico del anciano, mientras sonreía pícaramente mirando a la cara al ser de avanzada edad, el cual mostraba una mirada sería e impasible. Las dos armas habían impactado, pero ninguno de los dos cedían ante sus ataques, los dos apretaban con fuerza sus pies contra el suelo, sin ceder un milímetro, pero ante una mirada del arrogante Cp el combate se volvió aéreo, basto con un salto en el aire impulsado con el Geppu para que los dos seres continuaran aquella embestida en el aire, algo que sorprendió claramente al vice-almirante.

Zed, dirigió un fuerte cabezazo a la cabeza del cp, lo que le hizo descender la mirada y la fuerza, permitiendo que aquel ser diera un fuerte empujón para lanzar al Stark contra el suelo, y dirigir un potente corte con la espada, que formó la forma de un ave de color índigo, en forma de un ave fénix de alas abiertas, Drake llevó sus dos manos hacia los costados alargándolas al máximo y las cerró, centenares de metales usados en la batalla anteriormente fueron agarrados con aquel magnetismo y con una unión de brazos, a la vez que se levantaba de un salto, creo una fuerte barrera delante del peliverde. Una oleada de humo inundó el lugar, sin llegar al vice-almirante y al anciano - Bien, se acabó, él no es capaz de resistir tus rankyakus, Zed... - musitó el marine- No estés tan seguro - Dijo Zed, mientras el polvo de dispersaba mostrando así, como la estructura metálica había formado una esfera total, no había sido dañada. El vice-almirante se sorprendió, su poder sería capaz de resistir tan ataque, pero sería algo bastante costoso... Pero aquel peliverde, líder del cp1 había conseguido evitarlo con aquellos poderes que solo poseía de unos días contados con la mano derecha. - No me volverás a pillar Zed - Dijo Drake, mientras aquellos metales se separaban, cayendo al suelo. - No estés tan seguro... - Un susurro hizó girarse al Stark, observando como Zed se había colocado a gran velocidad a su espalda, usando seguramente el Soru y dirigiendo un bastonazo a su pecho, que le hizó retroceder, aunque Drake no desistió en su ataque, y volvió a unir sus brazos, lanzando aquellos metales contra él, creando dos barreras a sus lados con la intención de cerrarlas para aplastarlo, aunque este uso aquel geppou para alzarse en el aire... - No tan rápido - Dijo Drake, mientras los metales girarón, creando un enorme huracán que atrapo al anciano, aunque insuficiente para dañarle, pues varios Rankyakus atravesaron aquel ataque destrozándolo y dispersándolo - No te confies tanto Drake, ¡céntrate! - Pronunció Zed, mientras se lanzaba contra el Stark, el cual colocó su espada en vertical, bloqueando una vez más el golpe, y esta vez, lanzando él el cabezazo a Zed que le pilló desprevenido haciendo que bajará la guardia, lo suficiente para que aquel gran trozo de metal chocará contra su cuerpo, lanzando al anciano varios metros al lado.

No hubo movimiento en los siguientes segundos, aunque pasados algunos, aquel metal se destrozó en dos, descubriendo a Zed, intacto y sin heridas, sonriente - Bien... - pronunció al anciano, mientras veía en la lejanía como un Marine se dirigía al lugar, aquel Marine era alto con una espada en su cinturón, un sombrero blanco que tapaba su pelo y un uniforme del mismo color, conjuntado con aquel característico azul - Vice-almirante, traemos noticias... El gobierno reclama la presencia de todos los Cp's - ¿Con el objetivo de? - interrumpió el vice-almirante - Bloquear la conquista de Tequila Wolf, no se puede permitir una humillación como en Saint Reia - Musitó el Marine, como si fuera un discurso que le hubieran obligado a aprender. Drake elevó su mirada, sorprendido a diferencia de su anciano maestro, que ya había guardado su bastón en una vaina similar a las espadas y que mostraba todavía una actitud impasible - Drake, ya sabes, dirigete ahí...Continuaremos una vez finalices tu misión - Drake se giró y se dirigió hacia el Marine- Acompáñeme agente Stark. - Dijo el Marine, girándose y bajando aquella colina... ¿Dirección? Al puerto.

Poco tardaron en llegar, un viaje efímero al igual que la conversación, que no fue más que un preguntar por un tiempo que al parecer iba a ser soleado según el Marine. A lo lejos, un puerto con varios barcos, uno de ellos imponía más, un enorme buque de guerra preparado para transportar a los asesinos del gobierno. El Marine se colocó en la entrada al buque y musitó señalandolo - Tiene sus pertenencias en la sala, 665, encontrará todo lo que pueda desear. - Y tras eso se despidió, dejándolo solo con otro Marine colocado al lado del puente que conectaba el puerto con la entrada al buque - Agente Stark, le estábamos esperando, es el último en llegar. Con su llegada, todo el Cp1 queda completo - Drake sonrío, al fin vería a sus compañeros, todos juntos - Por cierto, el agente Evans le felicita - El Stark camino hacia la entrada del buque, al fin volvería a verse con un zombie... Que tenía miedo de felicitarle. en persona.

Drake entró al barco, dirigiendose a la proa, todo su equipaje estaba en su habitación por lo cual no debía preocuparse, en a proa se encontraba un ser de larga y blanca cabellera que observaba el horitzonte y al cual, el Stark reconoció con rapidez - Lairon... al fin nos volvemos a ver - Menciono mientras detrás de este la puerta se volvía a abrir, cosa que hizo girar al peliverde para ver a aquel ser ya reconocido - Oh, el Zombie JuasJuas, que no se atreve a felicitarme en persona... - Musitó en su característico tono burlón - Ahora dime... ¿Traes vino verdad? Tengo... muucha sed, JuasJuas
- Fueron sus últimas palabras, mientras esperaba la respuesta de sus aliados y la llegada de los demás a proa, por lo que los conocía, seguramente estarían en sus camerinos, descansando y preparándose para una inminente batalla...

_________________


Todo son adivinanzas...
y la clave de una adivinanza es otra adivinanza.

Epadachín - Científico
Portador de Jisei - Jisei no Mi
Nivel C - Iniciado
Berries Acumulados: 15 millones
Kenbunshoku Haki Nivel Básico
~Líder del CP 1~

Más firmas:



º Thanks Lairon º
avatar
Drake Stark

Mensajes : 154
Fecha de inscripción : 19/06/2013
Localización : Barcelona

Hoja de personaje
Tripulación:
Cargo:
Recompensa:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En pie de Guerra [Trama de los CP]

Mensaje por Finnick Halestorm el Mar Jul 16, 2013 2:33 am


La brisa marina acariciaba el rostro del agente del Cipher Pol 1, mientras que las demás personas que tenían que hacer acto de presencia lo hacían. Por lo que había visto, habían reunido a todos los agentes de dicha división para la misión en Tequila Wolf, por lo que sería probable que se encontrase con todos aquellos desconocidos de los cuáles únicamente sabía el nombre. El señor Evans, Stark, Tashantir, y una jovencita de la que poco se sabía, aunque decían que su nombre parecía un trabalenguas. Sería la primera vez (que su mente recordase) que se había juntado con tantas personas para realizar una misión. No porque fuera un ser solitario, que lo era, sino porque no le importaba mucho la compañía mana para realizar su trabajo. Apoyado en la proa con un semblante pensativo y mirando hacia el agua del mar, Finnick pensaba en cómo podrían ser personas que no conocía. ¿Buenos, agresivos, odiosos? Lo mejor sería opinar de ellos tras haberles conocido. ¿Pero cómo se presentaría? Debido a sus poderes de la Fruta del Diablo, los cuáles le gustaría mantener ocultas durante el mayor tiempo posible, se veía incapaz de dar la mano a cualquier persona que se la tendiera. Tal vez eso le hiciera ver un poco antipático y extraño, pero ya conocerían el motivo del distanciamiento que tenía el joven pelinegro con las demás personas del mundo exterior. Así que con cada movimiento del navío, el científico buscaba una buena frase de presentación, intentando evitar el contacto de mano con mano y resultar encantador y apasionado, que era tal y como era realmente. Alzó la vista al cielo y bostezó, tragó saliva y volvió a mirar al agua.

Cuando quiso darse cuenta, había alguien a unos tres o cuatro metros de su posición. Un joven de pelo largo y lacio, de color blanquecino, casi envejecido. Sus ropajes lo caracterizaban como una persona única en su especie, aunque ¿quién no es especial en los tiempos de hoy en día? Aquella persona solo podía ser el señor Tashantir, puesto que el físico de los demás agentes masculinos ya eran conocidos por él. Dando el primer paso, se acercó tímidamente hasta quedar a un metro y medio de él, sin dejar de otear el horizonte. Pronto, las palabras comenzaron a salir de su garganta, haciendo que las cuerdas vocales resonasen entre sí para formar aquellas palabras que los humanos usaban para comunicarse. La voz de Finnick era realmente tierna, pero ocultaba un matiz afilado que denotaba una fuerza interior bastante fuerte. Así, el pelinegro le dijo al otro agente. – Será la primera vez que trabajaremos juntos, Lairon-san. No sé si me conocerás, puesto que no suelo acudir a las reuniones a las que vais los demás, pero aun así, es un gusto tenerte cerca – Moviendo un poco la cabeza y mostrando una sonrisa, todavía sin mover su cabeza ni dedicarle una ínfima mirada. Por lo que había escuchado, aquel chico había actuado junto con Drake y Haine para derrotar al pirata que nació en el North Blue, teniendo un éxito rotundo gracias al conjunto de los tres agentes y de sus habilidades. Por tanto, sería una persona a tener en cuenta. Además, ¡tiene el pelo muy largo!

Sin despedirse ni nada, el científico de las palmas de oso encubiertas se volteó y comenzó a andar hacia el interior del barco. No era de conversaciones demasiado largas, puesto que únicamente decía lo justo y necesario. ¿Por qué? Para ahorrar tiempo y saliva, una forma muy extraña de pensar. Así, se ahorraba los momentos innecesarios de silencio incómodo, y muchas más cosas que podrían pasar si mantenía conversaciones con más asiduidad de lo que estaba acostumbrado.  Sus ojos carmesíes repasaron la cubierta del barco, colocando sus dos manos entrelazadas a la espalda, como todo anciano que se preciase. Encontró algo que le resultó gracioso, una joven que se había dejado caer por una barandilla y estaba apoyada en el suelo, seguramente un poco mareada. El agente se acercó hacia ella a paso firme y lento, pero seguro de sí mismo.  Una vez que estuvo a una distancia razonable de la chica, flexionó sus piernas para quedar en cuclillas, mirándola mientras que apoyaba sus manos enguantadas en las rodillas. Movió la cabeza hacia un lado y sonrió, para luego empezar una conversación con la chica. - ¿Se está a gusto en el suelo? Tal vez debería sentarme yo también – Soltó una pequeña carcajada, intentando romper el hielo entre ambos. Estaba cien por cien seguro de que aquella señorita era el aporte femenino del que se hablaba en el Cipher Pol, aunque no conocía nada de ella, salvo su rostro y físico. Sonrió amablemente y le volvió a decir. – Si necesitas algo, no dudes en pedirlo – Le sugirió, puesto que tenían un barco para ellos solos y su manutención, cosa que deberían hacer para mantenerles en perfecto estado durante el viaje a su próximo destino.

Instantes más tarde, la única persona a la que conocía de todo el barco hizo aparición. Con un nuevo título sobre los hombros, el Líder del Cipher Pol, Drake Stark, entraba a la cubierta para hablar con los integrantes del grupo que se había formado para llevar a cabo la misión del Gobierno. Los ojos carmesíes del pelinegro observaron cómo saludaba enérgicamente a Lairon, por lo que se levantó tranquilamente e irguió su espalda, diciéndole a la señorita sin mirarla. – Un placer conocerla – Con una expresión un poco seria en su rostro. Ver a Drake le había hecho recordar la facilidad con que había aceptado los regalos del Vice-Almirante Freud, y eso no le gustaba demasiado. De todas formas, podría considerarse un antipático si no se acercaba a saludarle, aunque bien podía haber salido por parte suya el hacerlo. Todavía con las manos en la espalda, como un anciano, caminó hasta la zona donde estaban dichos agentes, llegando y taconeando fuerte para que se dieran cuenta de su presencia. Miró al señor Stark con una maliciosa sonrisa, mientras que realizaba una inclinación de cabeza y decía con una voz susurrante. – ¿Ha tenido el señor un buen despertar? Parece que el cargo de Líder no es demasiado pesado para él – Cerrando los ojos y mostrando unos hoyuelos en sus mejillas, combinándolos con una sonrisa mientras que se apoyaba en la baranda del barco y descansaba un poco. Casi sin darse cuenta, el navío había realizado la mayor parte de su viaje, y la isla de Tequila Wolf ya se veía a lo lejos. No quedarían más de diez o quince minutos para desembarcar en ella, y entonces comenzaría la acción. Pasó sus manos por debajo de su pecho y las cruzó, adoptando una posición de espera a la vez que preguntaba. – Y bien, ¿cuál es su plan para someter a los sublevados? – Preguntó, clavando sus profundos ojos en el joven de pelo verde, que no llevaba ninguna espada consigo. Algo extraño, pues como espadachín debería de ir armado a cada instante que pudiera surgir un contratiempo. Aunque siendo sinceros, ¿qué va a ocurrir en un crucero a una isla revolucionada?

INFORMACIÓN:
Mis dos posts de entrada están listos.

_________________


Luchador - Científico
Niveles C - Iniciado
Busoushoku Haki nivel Básico
Agente del Cipher Pol 1
Usuario de la Nikyu-Nikyu No Mi
avatar
Finnick Halestorm

Mensajes : 41
Fecha de inscripción : 24/06/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En pie de Guerra [Trama de los CP]

Mensaje por Haine Evans el Miér Jul 17, 2013 2:51 am


   

   
{Entrenar un poco no me hará daño}

   

La vuelta al mundo… amor en tiempos de cólera… el general no tiene quien le escriba… viaje al centro de la tierra y una vasta colección de revista de interés popular, las cuales eran repugnantes para Evans y lo serian para cualquier persona con una cultura general basta… siendo los libros lo único rescatable en esa selección, Evans les leyó algunos por segunda o tercera vez, hasta quedar desocupado sin hacer nada… acompañado de una botella de vino que solo podría acompañarle un par de copas mas, puesto que su sed y su inmunidad al alcohol, le hacían un devorador de botellas, lo cual le hacía gala a su sobrenombre de inmortal de un modo diferente al de su habilidad de combate.

Sin nada que hacer y colocando su mente en blanco, el albino se dejo recostar en la cama de su camarote, para concentrarse en el destino del navío, el cual seguramente sería un lleno de masacre, lo que la haría diferente a sus misiones antiguas, en las cuales el infiltrarse o fingir la muerte o matar a una sola personalidad importante predominaban como constante… siendo esta su segundo “batalla directa” o ataque frontal contra un ejército… el cual no representarían mayor problema para el CP, puesto que en su mayoría serian obreros de la construcción no instruidos en el combate… ~Revolucionarios… algunos son interesantes…~ reordenando sus ideas y recordando una parte del reporte, el albino, considero nuevamente sus expectativas para la misión, considerando la posibilidad de que el ejército revolucionario enviara a alguien de renombre para cubrir la revuelta… un juego sucio para terminar con varios CP y usar esclavos como escudos humanos y señuelos… lo que sería un movimiento por demás sucio, pero bastante posible de una bestia herida como el infame ejército revolucionario el cual estaba al borde de la extinción.

Ya inmerso en sus pensamientos, el albino se realizo la pregunta que solo artesano de la muerte se llega a presentar varias veces en su vida… ~Ya cuantos llevare~ haciendo referencia a la cantidad de vidas que habían llegado a su fin en el filo de su espada y el tacto de sus manos… debido a la corta edad en la que este se había iniciado y el motivo retorcido de ellos, por ordenes de los nobles las sira alcanza  ya un número tan alto que redondeándolo sería alrededor de una cantidad que este susurraría. ~quince mil…~ esta que era una cantidad alta incluso para la norma en los CP comunes. Pero a pesar de ello mayor habilidad que sus compañeros no tenia en combate, esto tal vez por su pereza y falta de entrenamiento, puesto que debido a su personalidad, este no solía entrenar o aprender técnicas nuevas a no ser que fuera una orden… pero eso comenzaría a cambiar y ese cambio comenzaría esa misma noche, en la cual saldría al exterior del barco a realizar entrenamientos.

Levantándose de la cama con decisión Evans tomo sus espadas y se dirigió al techo del a torre de control, donde una nueva técnica surgiría a la luz, esta que seria alusiva a su doble personalidad era especialmente destructiva contra multitudes y perfecta a la hora de combate para la cual llevaría por bautizo el nombre de “Hellhound” y seria la primera técnica con su sello personal, lo cual le llevaría a ser reconocido como uno de los maestros del Rankyaku, capaces de tal Azaña.
Debido a que un entrenamiento por noche era más que suficiente, Evans regreso a su camarote con el numero 666 donde esperaría el desembarque… y donde seguramente recibiría sus ordenes departe del científico de verdes cabellos… mientras pasaba por su mente la idea mientras que se acostaba a dormir, que aquel hombre haría de esa, una misión interesante.

Off:
Por cualquier cosa aca dejo el link del entrenamiento, es el numero 2, y pues si alguien con haki vision o que este por la zona me ve... pues ya sabra lo que vera xD
http://onepiece-atgr.foromx.net/t706-fic-entrenamientos-de-haine-evans#5104

Creado por Euphoria

_________________
avatar
Haine Evans

Mensajes : 158
Fecha de inscripción : 27/10/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En pie de Guerra [Trama de los CP]

Mensaje por Kumiko el Miér Jul 17, 2013 7:39 am

Las olas zarandeaban el barco como si éste a penas pesara unos kilogramos. El Sol había caído hacía rato y la luna llenaba todo con su “luz”, provocando que la visión fuera buena, si añadíamos las bombillas que el buque llevaba incorporadas. La suave brisa acompañaba el sonido del mar, provocando una reconfortarle sensación de tranquilidad y ayudando a que cierta CP se pudiera, como mínimo, mantener erguida, siempre tomando como apoyo aquella barandilla cercana a la puerta de embarque para poder salir de aquella tortura con mayor rapidez. 
Su corta melena ondeaba a la par que la brisa, quedando algunos mechones ante su rostro y otros, en el lugar contrario al que debían dirigirse. El despeinarse no era algo que le preocupara demasiado, su cabello era tan corto que era difícil que pudiera moverse demasiado y tan liso que, con un simple movimiento, volvería a su lugar de origen.

Cerró los ojos y miró hacia proa. Allí habían varios chicos, posiblemente todos compañeros suyos, que, al contrario que ella, disfrutaban del viaje y conversaban con una sonrisa en el rostro. Uno de ellos se alejó y se dirigió hacia su posición. Una vez estuvo cerca, flexionó las rodillas hasta quedar a su altura. La joven se limitó a seguir su movimiento con la mirada, tratando de no parecer demasiado enferma para no mostrar su debilidad. El chico era bastante atractivo. Alto, con un cuerpo esbelto, sus cabellos eran lisos y muy oscuros, de casi la misma longitud que  los de la joven, quien continuaba observándolo sin decir ni media palabra, no porque no quisiese, que también, sino por el hecho de que si hablaba se encontraría peor y prefería continuar con vida para pelear contra los revolucionarios, aunque, claramente, decir unas palabras o el viaje no la mataría.

Las primeras palabras que el chico le dirigió fueron una broma acerca de la posición de ella. Estaba claro que no era normal encontrarse con una persona tirada por el suelo durante un viaje. Kumiko se limitó a continuar observando su rostro sin abrir la boca, debía parecer estable y no mostrar su debilidad en los medios de transporte. El joven, de quien se desconocía el nombre, esbozó una sonrisa y le ofreció que pidiera algo en caso de que necesitarlo, obviamente ella no sería quien fuera a pedirle algo, odiaba ser ayudada por los demás y, todavía odiaba más si se podía, tener que pedir ayuda, se bastaba sola para hacer cualquier cosa que quisiera hacer y, si sola no podía, no lo hacía.

Un nuevo chico apareció por la cubierta, al parecer era alguien importante pues el joven con el que la única chica mantenía una “conversación” se fue hacia él con una expresión seria en el rostro. Estaba claro, debía ser el nuevo líder del CP del que le habían hablado en la parte de la carta que había decidido no leer. Suspiró con resignación y, usando su arma y la barandilla como apoyo, se levantó del suelo para dirigirse hacia él. No le hacía ninguna gracia tener que abandonar su posición pero debía mostrar respeto hacia su jefe y debía hacerlo de la forma más educada que podía, por ello no podía ir arrastrándose por el suelo cual serpiente para presentarse, estaba claro que eso no hubiera quedado demasiado bien.

Una vez de pie, puso su katana en el cinturón y, con pasos titubeantes, se dirigió hacia los tres chicos. Andaba haciendo eses como si hubiera bebido más de la cuenta y, más de una vez, tuvo que hacer un esfuerzo demasiado grande para no caer al suelo. Estaba claro, los transportes no eran algo bueno para su salud. A duras penas llegó hasta ellos. Puso su cuerpo recto, hasta entonces había caminado con los hombros hacia delante y muy cerca de las barandillas por si necesitaba un apoyo. Los miró a los tres, dos de ellos eran totalmente desconocidos y, al tercero, acababa de conocerlo hacia minutos.-Me llamo Kumiko Kumakura… ¿Hay algún plan para parar a los revolucionarios?- Su voz, normalmente limpia y un tanto suave,  salió un poco entrecortada debido a su malestar. Intentó mostrarse normal aunque su cuerpo se sintiera enfermo. Su expresión era seria, como siempre, y no había nada que afirmara que aquello iba a cambiar.




Spoiler:
Con esto termino los dos post de entrada porque no tengo cabeza para más -w-
avatar
Kumiko

Mensajes : 4
Fecha de inscripción : 24/06/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En pie de Guerra [Trama de los CP]

Mensaje por Lairon Tashantir el Jue Jul 18, 2013 10:40 am


Lairon quedaba inundado en sus pensamientos mientras miraba las olas que dejaba atrás el gran navio del gobierno rumbo a tequila Wolf. Apoyado en la barandilla de madera del barco Lairon solitario en la proa pensaba en la misión que iba a suceder. Su rango debia ser demasiado alto ya que se habia llamado a todos los miembros del CP1, cosa que solo se hacía si la misión a realizar superaba un rango minimo. Poco tiempo paso hasta que rompiearon la paz del joven Tashantir. Un segundo miembro del cp desconocido para el peligris. Sabia que se trataba de Finnick puesto que conocia la existencia de todos los miembros del cp, pero no sabia nada más de el. Su cabello negro y fino y una postura bastante elegante pronunciaba unas palabras un tanto alagadoras para el peligris el cual cambiaba su posición apollando su rabadilla en la barandilla para quedarse mirando directamente a su compañero.

La poca información que tenia de el era suficiente para saber que aquel ser le superaba en fuerza y poder al igual que habia realizado más estragos que el propio Lairon. Con una sonrisa pícara recibia todas las palabras de aquel sujeto y con sinceridad y respeto le respondió a la par ~ Encantado, el placer es mio en ver la maestria y el arte de otros miembros del Cp.

Tras esa pequeña charla entró un tercero en aquel lugar, un chaval al que ya conocía. Su caracteristica cabellera peliverde era de notar que era el lider de este grupo, el mismisimo Drake Stark el cual llegó y dijo unas cuantas palabras ninguna sobre el plan a realizar, simplemente dedico unas palabras al peligris y a su otro compañero el que conoció anteriormente a Haine el cual aparecia para luego marcharse. Una ultima y nueva integrante la cual desconocia el joven aparecia y larion quedaba esperando para esperar la respuesta y orden de su lider

_________________


avatar
Lairon Tashantir

Mensajes : 182
Fecha de inscripción : 23/12/2012
Edad : 23

Hoja de personaje
Tripulación:
Cargo: CP1
Recompensa:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En pie de Guerra [Trama de los CP]

Mensaje por Drake Stark el Vie Jul 19, 2013 6:21 am

Importante:

Confirmada la participación de todos los users. Que de comienzo la trama. Feliz trama. Y que la ventaja esté siempre a tu favor.

Buena suerte a todos.

- Una estrategia dorada-

Drake elevó su visión mientras su boca seguía mostrando aquella característica risa pícara y sádica, que observaba con sutileza a un callado Lairon que no hizo más que una sutil reverencia en modo de saludo, mientras observaba las inmensidades del mar, enormes olas chocaban contra aquel barco, creando bruscos movimientos que tambaleaban el barco aunque Drake ni se movía de su posición, totalmente quieto, sin bajar aquella risita. Un sonido alertó al joven, que hizo girarse, para ver a un Haine, subido en la torre de control del barco entrenando lo que parecía ser una técnica del rankyaku, que el Stark había aprendido hacia ya varios años, aun así, estaba demasiado distraído para responder las burlas del joven peliverde, por lo cual se giró y observó a una joven, tirada en el suelo y a un Finnick, acabado de llegar  y medio arrodillado hablando con la joven, que no hizo más que mover su cara ¿Quién era aquella mujer? Seguramente el miembro "Secreto" del Cp, aquella mujer que no se había presentado a ninguna reunión y que apenas la había visto en medio de un entrenamiento, su información debería estar en algún lugar de su camerino como le había informado aquel Marine, ahora como líder, poseía el control de las misiones de aquellos jóvenes y a su vez, todo tipo de información sobre ellos, aunque sin llegar a la información de su pasado, reservada para los líderes del Gobierno.

La mujer se levantó, y a pasos de borrachos y "zombis", se acercó a aquel lugar, parecía que estaba mareada por el azote de las olas contra la coraza, impenetrable, del barco. Un vez cercana a todos, se presentó, mientras pedía la información de la misión, y a su vez, el luchador se presentaba al joven y mudo Lairon, pero con un resultado mucho más favorable que el demonio escarlata, consiguiendo hacerle hablar y presentarse con mucha educación. - Bien, ya estamos todos presentados, dejémonos de formalismos -Aunque una frase interrumpió su discurso, algo ensayado, una pícara frase, irónica, creada a través de los labios de Finnick, antiguo compañero de una misión fracasada, la única en la cual ha fracasado Drake, aunque volviendo a la frase, una frase que caracterizaba más al peliverde que no a aquel joven, aunque igualmente le hizo sonreír, no le afectaban tal burlas, al revés, le animaban más. - Sí, en esas camas tan blandas se duermen de maravilla... Pero es que yo tenía la espalda destrozada con esas tablas de madera que os ponen JuasJuas - Musitó, en medio de aquella carcajada, mientras observaba a Finnick. Y tras eso quizó comenzar, pero se dió cuenta de algo, la falta de algo - Antes de comenzar a hablar sobre lo que todos queréis... ¿Y mi zombie favorito? - Giro su cabeza para observar la torre donde le había visto antes, ya no estaba, un Marine salió de la puerta hacia la proa y el Stark le miró - Llamé al agente Stark, hágame el favor, esta en su camerino, seiscientos sesenta y seis - musió Drake, se sabía de memoria el camerino que Haine más deseaba y aquel descendió la cabeza en forma de reverencia y fue hacia el camerino de Haine para alertarle que vaya a la proa, y una vez presente - Ahora si podemos empezar - Drake retrocedió, pasra apoyarse a la pared y observar a sus agentes, colocados todos en la barandilla, menos kumiko en medio de la proa - Creo que todos estáis al tanto de lo ocurrido, esos malditos esclavos se han revelado contra el Gobierno, los cuales no han sido capaces de pararles los pies... ¿Por que han echo eso y como han conseguido tal armas? Creemos que pueden estar los revolucionarios detrás de eso, y el Gobierno no permitirá otra derrota como al de Saint Reia, tal vez aquella estúpida e imprudente invasión, les ha dado fuerzas para hacer esto. Nos envían a nosotros con el objetivo de acabar con todos, no quieren supervivientes. Nos superan mucho por número y nuestro única transporte es este acorazado y no llegará hasta la orilla, amarrará antes de alcanzarla y tendremos que usar nuestro Geppou para llegar por lo cual, no tendremos ayuda de los Marines. - Drake suspiró, la misión era kamikaze pero debían aceptarla y completarla con éxito, el fracaso sería la muerte de aquellos cp's - Nos dividiremos en dos grupos, el grupo de distracción y el de infiltración. Haine , Kumiko y Finnick, serán la distracción. Deberéis proceder a un ataque frontal, fuerte y masivo, ¿Vuestro objetivo? Crear el mayor estruendo posible y acabar con todos los esclavos posibles. Finnick será el líder de la distracción, Sed Prudentes. Mientras Lairon y yo seremos la infiltración, esperaremos a que la distracción actué y iremos al puerto, acabaremos con cualquier barco para evitar la huida y después nos dirigiremos hacia los diferentes puestos de estrategia, para evitar reunificar los esclavos, después de todos no son más que civiles armados. Los líderes se deberán haber enterado del ataque, poco después de acabar con sus vías de escape por lo cual su única opción será luchar, nos reuniremos en el centro de la Isla y nos enfrentaremos juntos a ellos. - Drake observó el rostro de los Cp's, estaba claro que el miedo, estaba presente, aunque fueran capaces de contenerlo, podía olerse en el ambiente,estaba claro, el mismo peliverde lo tenía - Sed prudentes chicos - Musitó, mientras entre la niebla se observaba en el horizonte la Isla, unida por enormes puentes. - No quiero rellenar defunciones - Musitó, mientras se giraba y se dirigía a la puerta del barco, abriéndola - Preparaos - Aquel barco echo anclas, quedándose a una distancia bastante interesante de la isla, oculto entre la niebla. En lo alto, se podía observar a Hazama volando, que se uniría a la misión junto con Drake. Caminó por el pasillo, hasta alcanzar su camerino, al lado del de haine, entro en este y pudo observar sus espadas, posadas sobre la cama. Las agarró y se las colocó en el cinturón, para después observar su escritorio, colocados decenas de papeles en una carpeta, lo agarró y la abrió.

...............

No tardo mucho tiempo en abrirse la puerta otra vez, para hacer que el peliverde sonriendo, con sus espadas en sus cinturones y su sombrero bien colocado en su cabeza - Que empiece la misión - Musitó

_________________


Todo son adivinanzas...
y la clave de una adivinanza es otra adivinanza.

Epadachín - Científico
Portador de Jisei - Jisei no Mi
Nivel C - Iniciado
Berries Acumulados: 15 millones
Kenbunshoku Haki Nivel Básico
~Líder del CP 1~

Más firmas:



º Thanks Lairon º
avatar
Drake Stark

Mensajes : 154
Fecha de inscripción : 19/06/2013
Localización : Barcelona

Hoja de personaje
Tripulación:
Cargo:
Recompensa:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En pie de Guerra [Trama de los CP]

Mensaje por Narrador el Sáb Jul 20, 2013 6:35 pm

-¡Ahí vienen señor!- gritaba un revolucionario en un barco desde lo alto de su mástil, los barcos del gobierno se divisaban a lo lejos, una nueva oleada que seguramente trataría de recuperar la isla, pero no iba a ser tan sencillo, esta parte de la isla estaba un poco más desprotegida que otras secciones, no obstante no por ello era débil -¡Prepárense, las troneras abiertas!- ordenaba el capitán de la embarcación mientras varios navíos se colocaban en posición defensiva apuntando a los navíos oficiales que no paraban en su ruta a la playa -¡Listos!- un momento de silencio parecía predecir una masacre venidera -¡Los tenemos a tiro señor!- un grumete señalo que los enemigos estaban ya a tiro de cañón y posteriormente la orden esperada por todos surgió con furor de muchas bocas -¡Fuego!- el tronar de los navíos dirigiendo cañonazos contra los oficiales retumbaron en el mar, algunas balas impactaron de forma directa contra los buques hundiéndolos al momento, pero esta vez no sería como en Saint Reia pues las defensas de la playa apenas si estaba siendo colocada, así pues, algunos buques de la marina aprovecharon la oportunidad y abrieron fuego en una batalla encarnizada con sus oponentes.

Los gritos de dolor por parte de ambos bandos eran reinantes y aunque las bajas por parte del gobierno comenzaban a ser considerables el objetivo primario se logró, los navíos de los revolucionarios fueron destrozados en una zona determinada permitiendo así un paso seguro para los navíos principales -¡Están llegando!- los esclavos y revolucionarios asentados en la playa comenzaron a ubicar cañones de la manera más estratégica que pudieron, esperando solamente al desembarco inminente y cuando las compuertas de metal se abrieron permitiendo que varios agentes saliesen corriendo se ordenó disparar, las bolas de cañón destrozaron el cuerpo de varios hombres mientras los disparos volaban por todas partes asesinando a muchos ofensores, lamentablemente para los defensores la cantidad de uniformados creció enormemente denotando además la superioridad individual de los hombres bien entrenados a diferencia de simples esclavos o personas que cargaban armas y nada más. Tras unos minutos de lucha incesante la playa quedo vacía de enemigos, algunos lograron replegarse a la seguridad del bosque ocultándose de la vista, los últimos navíos que defendían la playa fueron arrasados y el desembarco de la marina y gobierno estaba siendo completamente exitoso, a estas alturas el gobierno acababa de ganar el primer asalto.

-¡Señor!- un marine con rango de teniente se acercó hasta el peliverde quien para todos era el líder máximo de dicha misión -¡La playa esta despejada, pero algunos enemigos han escapado y se han refugiado en los bosques, seguramente nos estarán esperando con emboscadas, algunos exploradores no han regresado así que suponemos será difícil avanzar a través del mismo!- el informe de entrada no daba buena pinta, aquel bosque era suficiente extenso para ocultar a centenas de enemigos por no mencionar trampas bien ubicadas, a todo esto se le sumaba un problema extra, en otros frentes, sobre todo cerca del puente, los revolucionarios habían destrozado la ofensiva y seguramente se estarían dirigiendo a la playa para tratar de destruir los navíos oficiales impidiendo un escape futuro, era imperativo llegar hasta el campamento base de los esclavos y destruir la resistencia con prontitud, de otra forma los marines y agentes se verían atacados por todas lados -¿Qué hacemos?- la decisión era pues de Drake en conjunto con el otro agente, ambos tenían que decidir qué hacer en estos momentos, claramente solo existían dos opciones, avanzar por el bosque o arriesgarse a esperar la ofensiva enemiga.

~Reglas~

  • Solo se hara 1 post, en el mismo pueden comentar como llegan gasta la playa.
  • Pueden comentar que asesinan NPC o hacer uso de sus habilidades en cualquier forma que gusten.
  • Se dividirán en dos grupos [la cantidad y quienes lo formaran queda a decisión de Drake].
  • Drake y Finnick deberán hacer 2 post, en el primero es igual que sus compañeros, el segundo es cuando eligen que hacer [esperar el ataque enemigo o avanzar por el bosque, igualmente se puede elegir que un grupo avance y otro se quede].
  • Cuentan con la obediencia y apoyo de varios marines y agentes del gobierno NPC de bajo nivel, así que pueden manipularlos si gustan.

avatar
Narrador

Mensajes : 72
Fecha de inscripción : 31/10/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En pie de Guerra [Trama de los CP]

Mensaje por Finnick Halestorm el Dom Jul 21, 2013 8:51 am

Mientras que el agente del Cipher Pol caminaba por la cubierta y hablaba con sus diversos compañeros, pudo asegurar que Lairon era una buena persona, debido a las palabras que le había dedicado. Por otra parte, la joven que estaba sentada en el suelo del navío no dijo ninguna palabra mientras que el pelinegro intentó mantener una conversación con ella. Tal vez estuviera un poco mareada, o fuera demasiado tímida como para hablar con alguien que conocía por primera vez. Se retiró con una sonrisa y fue a donde estaba el Líder del CP 1, Drake Stark, puesto que seguramente les daría las nuevas indicaciones acerca de su misión en Tequila Wolf. Cruzado de brazos y apoyando su espalda en la barandilla, esperó a que todos estuvieran reunidos bajo la sombra del peliverde. La chica resultó llamarse Kumiko Kamakura, dulce juego de palabras para aquel se preciase. El científico miraba a todos sus compañeros sin pronunciar una nueva frase, clavando sus carmesíes orbes en el cuerpo de cada persona que tenía a su lado. Siempre le había encantado analizar física y mentalmente a cada persona, pero primero debía ver cómo eran “por fuera”. Fijándose en cada minúscula parte de los agentes, determinó que tenían unos físicos bien entrenados, y que seguro dominarían más de una técnica del Rokushiki. Sabía que varios de ellos ya habían entablado una misión dedicada por el Gobierno, pero la chica no tenía ningún antecedente que pudiera hacerle estar seguro de sus posibilidades. Aun así, su porte era firme, y la mirada que esta tenía insinuaba valentía y capacidad. ¿Por qué se preguntaba esto? Porque había fallado varias misiones anteriormente, y no quería que aquella mala racha siguiera anteponiéndose a la buena suerte que debería tener.

Instantes más tarde, Drake mandó llamar al agente Evans, que todavía se encontraba en su camerino, posiblemente descansando. ¿Qué necesidad tenía un inmortal de hacer eso? Por lo que había escuchado, ingirió una Akuma No Mi que le brindó la vida eterna, aunque su cuerpo adoptase unas tonalidades etéreas e inhumanas. Aunque claro, el científico estaba por afirmar que si Haine caía al mar, su inmortalidad no le serviría de mucho, al igual que con él mismo y los demás usuarios de frutas. Volvió a la realidad cuando Drake comenzó a hablar sobre la misión que se le había encomendado: paliar una revuelta revolucionaria en la isla. Debido a varias faltas de atención y cuidado, los trabajadores se habían sublevado y tomado las armas, haciéndose con casi todo el poder de la población. Los agentes del CP tenían el objetivo de destrozar todo lo que pudieran, oprimiendo a los idealistas y metiéndoles en la cabeza que con el Gobierno no se jugaba. La mayor parte de trabajadores, por no decir el cien por cien, eran presos políticos que habrían realizado algún acto de corrupción o conducta impropia, asignándoles la penitencia del duro trabajo sin descanso para enmendar sus errores. Su navío no llegaría a la orilla, sino que se quedaría a unos cuántos metros de distancia de seguridad. No era ningún problema, pues todo agente que pudiera usar medianamente bien el Rokushiki podría llegar a la orilla en cuestión de segundos. Finnick se giró hacia la isla, apoyando sus manos enguantadas en la barandilla, y clavando su mirada en la lejanía. No era capaz de distinguir nada que no fuera nieve y edificios, ni tampoco personas que intentasen defender aquella posesión territorial. ¿Estarían escondidos?

Según el plan de Stark, se prepararían dos grupos de actuación. Uno de ellos estaría formado por los agentes Kumiko y Haine, además del propio Finnick como jefe de dicha expedición. Su objetivo sería causar la mayor distracción posible, de forma que las fuerzas se enfocasen en un punto determinado, abriendo flancos por lo que los restantes agentes pudieran colarse. Lairon y Drake se encargarían de ese último trabajo, aislando las posibilidades de escape de los sublevados y, posteriormente, terminar con su vida. El científico miró a sus dos compañeros: la joven semi-mareada, y el inmortal. No les dedicó ninguna sonrisa, ni otro gesto que pudiera mostrar sentimientos, puesto que seguía escuchando las palabras del jefe superior. Comentó alguna que otra frase de cuidado, a la que el pelinegro respondió guardando sus manos en los bolsillos y dándole la espalda. Lo que vio en el cielo no le gustó demasiado, puesto que los sublevados habían comenzado a disparar balas de cañón sobre ellos. Movió con gran rapidez una de sus piernas, levantando un haz azulado que cortó una de dichas bolas en el aire, haciéndola explotar antes de que tocase el barco. Aquello parecía un juego de niños para él, puesto que no había movido más huesos y músculos de los necesarios. Comenzó a andar hacia la barandilla, posando una pierna encima y la otra en la cubierta. La leve brisa que se había afianzado movió su coleta, que caía por la espalda, mientras que se percataba de que ninguna bala más se acercaba a su posición. Arqueó una ceja y miró hacia atrás, haciendo un movimiento de cabeza a Haine y Kumiko para que se movieran.

Empleando el Geppou, y sin decir ni una palabra más, Finnick pateaba el aire a gran velocidad, situándose como el primer agente de la avanzadilla, puesto que los demás se habían quedado atrás. Las manos seguían en sus bolsillos, mostrando una actitud despreocupada y casi aburrida. Recorrió la mayor parte de la distancia que lo separaba de la orilla, lanzando algún que otro Rankyaku más para cortar las bolas de acero que intentaban impedirle llegar a su objetivo. Dando una sutil voltereta, terminó en tierra apoyando una de sus manos y la rodilla opuesta. Irguió su espalda y se sacudió la arena que había enturbiado su precioso traje oscuro de agente, para luego mover el cuello hacia los lados y estirar un poco los músculos. Sus orbes carmesíes se fijaron en un frondoso bosque cerca de la orilla, en el que seguro estarían escondidos un montón de sublevados, esperando a que posasen un pie dentro de él para clavarles una bala en la sien. Sacó su otra mano del bolsillo, y se meció la barbilla en gesto pensativo a la par que apoyaba el codo en el brazo cruzado. Respiró. Tenían dos opciones posibles: atravesar aquel lugar verdáceo oscuro lleno de posibles peligros, o esperar a que los civiles llegasen a la orilla para pelear contra ellos. En cualquier caso, ajustó sus guantes a sus manos, ocultando todavía las almohadillas propias de su Akuma No Mi. Allí parado, esperó a sus compañeros mientras que seguía mirando el bosque. Su misión principal era causar distracción, pero primero debía de pensar cuál sería el lugar idóneo para ello.

INFORMACIÓN:
Primer post - Llegada a la playa

_________________


Luchador - Científico
Niveles C - Iniciado
Busoushoku Haki nivel Básico
Agente del Cipher Pol 1
Usuario de la Nikyu-Nikyu No Mi
avatar
Finnick Halestorm

Mensajes : 41
Fecha de inscripción : 24/06/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En pie de Guerra [Trama de los CP]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.