Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» El Foro cierra pero Skype es eterno.
Miér Oct 23, 2013 12:47 am por Jack Daniels

» Afiliación Strong World [Élite]
Dom Ago 11, 2013 3:24 pm por Invitado

» O.W. {Foro rol anime} normal
Sáb Ago 10, 2013 3:11 am por Invitado

» Jung Sang Art School {Normal}
Jue Ago 01, 2013 5:35 pm por Invitado

» Afiliación a VirtualWorld
Sáb Jul 27, 2013 11:31 am por Invitado

» Petición de experiencia (Activa)
Vie Jul 26, 2013 9:27 am por Aoi Revenge

» Capítulo uno - Primer encuentro.
Vie Jul 26, 2013 6:48 am por Aoi Revenge

» PRIMER CENSO GLOBAL. [18/07/13 - 26/07/13]
Jue Jul 25, 2013 6:36 pm por Adán D. Romalia

» "The Peacemaker"
Jue Jul 25, 2013 1:00 am por Aoi Revenge

» ~~Aburrimiento, Balas, Puños y un pajaro muerto~~
Miér Jul 24, 2013 9:06 pm por Jean Vancroux

One Piece World

Memento Teen Titans New Generation
'Ndrangheta

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 24 el Jue Jul 04, 2013 2:06 pm.

Plagio di Reino [FIC]

Ir abajo

Plagio di Reino [FIC]

Mensaje por Black Wolf el Vie Jul 05, 2013 10:54 am

Una noche fría como las Islas e Invierno con un gran cielo estrellado junto la luna que alumbraba en un grandioso tono azul las calles de un tranquilo Reino que dormía tranquilo pero aun con las lámparas alumbrando sus calles, una figura enigmática, sombría y alta se deslizaba en las azoteas de los edificios más grandes acercándose a el Castillo principal del Reino. El aventurero que corría por encima con un traje negro casi deportivo, pantalones, chamarra, bufanda, pero sobre todo una capucha de lobo que cubría buena parte de su rostro sin permitir ver más que su nariz y boca del rostro pero además tenía por igual un arma colgada en su brazo de manera extraña y carcaj de flechas encima de su espalda junto una mochila pequeña con algunas pequeñas herramientas, su armamento que utilizo para el trabajo del momento pero esta ocasión la meta no era tan diferente de otras ocasiones.

Se detenía hasta el final del ultimo edificio que estaba mas cerca del Castillo, podía ver a simple vista como no solo una gran calle los separaba, sino también una muralla grande, un enorme patio y el resto se perdió entre los edificios del castillo, se veía fácil si no fuera  por qué afuera había guardias caminando en grupos de 8 dando rondines con casco, lanzas y un líder guía, arriba de la muralla tenían centinelas armados y vigilantes, además de los que estarían dentro del castillo vigilando para encender una alarma cuando menos lo esperaran o sobre cualquier ataque. Deducciones simples de la experiencia que venía marcándose pero un trabajo individual era diferente a tener que ser uno en grupo con su antigua familia de asesinos, dejaba de ver por los binoculares meditando el asunto, su gesto de enojo e incluso dudas era visible por las muecas que hacia con la boca pensando el mejor modo que tendría para conseguir entrar sin ser visto. – Tal vez… si alcanzo la esquina, todo ira bien.. – Revisaba su mochila sacando una cuerda negra junto a la flecha que ataba del modo tradicional, tomo el arma de su brazo del mango que se desprendía rápidamente formando un arco largo que cargaba de esta flecha cargada y apuntaba hacia uno de los arboles de entre sombras, esas copas mayores donde apunto cuando nadie pasaba por encima de la muralla y jalaba la flecha con fuerza en la cuerda hasta dejar salir su arma que volaba por los aires hasta ingresar al patio encajándose en el árbol, no podía saber que tan bien su flecha abría atravesado la madera pero jalaba para tensar la cuerda amarrando el extremo con la azotea y usando su propio arco como polea, se lanzaba en un solo brinco para deslizarse por la misma con velocidad.

Adrenalina pura y mente concentrada, lo necesario para lanzar flechas sin equivocarse pero solo era una parte del trabajo, el resto lo hacían los demás y ahora tenía el que hacer todo, porque no salen las cosas como se quieren y por su camino ya algunos guardias lograron verlo venir, primero como una figura extraña por sus colores negros pero tan pronto lo definieron, Black ya estaba a mas de medio camino y debería dejarse caer sobre la muralla que rodo, cargando una flecha y con el giro termino preparando la flecha hacia su víctima que corría a su estancia por encima, dejando brotar la flecha que se encajaría en la espada del centinela cayendo al cuerpo vencido. – Estuvo cerca – Preocupado por lo cerca que había estado de activar la alarma del sitio pero ahora tenía un cuerpo que esconder.  Se acercaba al cuerpo antes que la sangre brotara y jalaba hacia el patio entre arbustos dejándole caer, corto la cuerda antes que cualquier otro se diera cuenta y descendía por el mismo lugar del cadáver hacia la oscuridad.

El paso uno estaba listo que era poder entrar aunque fuera a medias todavía, ¿ Cómo podría llegar hasta la sala principal ?, por un momento observo al guardia y tuvo una buena idea siendo lo siguiente el mismo joven con parte de la ropa del centinela, su playera, armadura, caso y lanza, guardando el resto en su mochila para no ser detectado, se empezaba a mover con un poco de nerviosismo hacia el interior del castillo pasando por las entradas como cualquier otro guardia, había poca gentes debido a la hora y podía moverse fácilmente, siendo vistos por algunos soldados que era entonces cuando tenia que fingir ser un guardia normal y caminar con cuidado investigando, pasaba por la entrada, encontraba el pasillo que conducía a los cuartos de los militantes, al de la cocina; un buen sitio donde hizo la parada un momento para tomar algunas cosas antes de salir al exterior y subir escaleras hacia otras habitaciones. Sus ojos de colores miraban de un lado a otro mientras comía una manzana tratando de ubicar el salón real, su mirada oculta por las sombras del casco no dejaría ver que clase de intenciones tendría el chico aun en tal lugar, infiltrándose como si estuviera en su casa y se movía a cautela mirando cada rincón del lugar.

Habitaciones, incluso un cuarto de tesoros del que no dudo tomar lo necesario para comprar el día de mañana un desayuno decente y un poco más para la propina que nunca dejaba, incluso encontró el cuarto de armas, un sitio vigilado en su totalidad a un guardia que no tenía más que vigilar la llave sentado en su escritorio hasta que fuera el turno de alguien mas y con quien se acercó pero antes de hablarle o dejarle reaccionar, ya le venía encajando una flecha a la garganta sujetando su boca para que no hiciera ruido, el trabajo de un asesino debía ser listo pero su trabajo era bastante improvisado a la situación porque Black no mataba a nadie que no fuera necesario hacerlo y si lo hacía era porque algo traía entre manos. Dejando al guardia con apariencia de seguir dormido, tomaba la llave hallando un buen centro de armas, rifles, lanzas, incluso espadas y barriles de pólvora para cañones que le estaban dando todo un plan en bandeja de plata para saborearse en la mente un decente plan.

Esto pudo ser más difícil de no ser que atacaba de noche al castillo que nunca tuvo algo como guerra, todos estaban confiados en sus rutinas habituales y eso era lo que tenía que aprovechar Black, la sorpresa. Solo se podía mirar la sombra del muchacho que viajaba hasta los carruajes del palacio, aquellos usados para viajar y metía todo lo necesario para su escape, incluso lo que obtuvo en el camino por el ligero saqueo al castillo y tenia que ocultarse un par de veces detrás de las cosas del castillo para no llamar la atención, ¿Qué hora serian? Tal vez las 3 de la mañana y las antorchas del castillo alumbraban lo suficiente para ver sombras en todos lados, el joven asesino debería empezar a moverse para poder hallar el objetivo de toda esta travesia de peligro.

Al paso del tiempo ya hasta un mapa habría terminado de manera mental de gran parte del lugar que como un videojuego podría sentirse por investigar cada rincón del lugar sin hallar nada y casi dando por perdido las cosas hasta el momento que finalmente daba con la habitación, 2 grandes puertas sin vigilancia porque nadie esperaría lo que acontecía y Black apenas se asomaba sus ojos brillaban y la sonrisa era tan grande como siniestra por saber que había encontrado su objetivo. Con cuidado pasaba tratando no hacer ruido a la casi oscura habitación, el gran ventanal que tenía daba a un balcón iluminado por completo gracias a la luna, las pertenencias en el interior de una joven señorita quien parecía tener más que una vida de lujos y era la principal víctima de toda esta trama que dio inicio no hace muchos días. El traje de guardia se tiraba en el suelo mientras volvía a colocar su capucha de lobo pero de su mochila una botella y paño que empezaba a empañar, se acercaba lento hasta la cama que jalo sus cobijas de golpes despertando somnolienta a la chica rubia que dormía en el lugar y a quien ataco encimándose con su paño situándolo en la cara a la joven princesa hasta dejarla inconsciente por el olor del paño, si una princesa era su objetivo de misión y el hecho de buscar planear su escape hasta ahora era solo una muestra sobre que tenía que llevarla viva.

Hace una semana… Black viajaba de isla en isla hasta encontrarse en los Blue, islas alejadas de la red line de sobremanera para huir de aquellos que querían matarlo y con su vida hasta ahora, solo realizaba trabajos que podía hacer de asesinato, secuestro e incluso guardaespaldas, todos de manera temporal para sobrevivir lo suficiente sin quedarse en un solo sitio, un espíritu libre el cual seguía su propio camino, protegido por sus instintos y arco hasta hallar un sueño o una buena que pudiera tener. Era de ese modo que en un bar solo por casualidad escuchaba de los planes de ciertos hombres para sacar bastante dinero al reino, interesado el peli negro no dudo en integrarse por su cuenta propia en la banda y ser parte del plan, claro si el recibía el mayor porcentaje por realizar lo que era lo mas peligroso, secuestrar a la Princesa del Reino.

El alivio de finalmente dar con ella consiguiendo apaciguarla, Black terminaba de comer esa manzana que arrojo por el lugar y de un gran suspiro guardo todo. – Vaya si que eres difícil de encontrar, bueno vámonos de aquí, no tengo ganas de hacer mas – Cubría a la propia princesa en sus sabanas como si fuera un tapete, cargándola pero sufriendo un poco del peso, para ser una chica era más pesada que las jóvenes normales pero no importaba el dinero era mas importante y si tenía que llevarla entonces ya no podría defenderse o atacar, tenía que ser rápido, sagaz o al menos evitar despertar alguien hasta que regresara con los carruajes. Parecía el juego de las escondidas, la idea de ser atrapado no podría ser muy buena y menos estaba en sus planes. Bajaba por las escaleras cuando noto el sonido de pasos acercarse con una antorcha, ¡Guardias!, ¿Dónde podría irse? Regresar era la única opción pero seria dar vueltas innecesarias, no quedaba de otra y tenia que ingeniársela en serio, camino hacia adelante cuando observo al grupo de 3 vigilantes que venían hablando y les arrojaba la princesa envuelta haciendo que se fueran hacia atrás en la escalera y sacando su arco extensible cargaba 3 flechas que apunto hacia los guardia a corta distancia, solo podía escucharse el sonido de las flechas viajar hasta impactarse en los cuerpo, en el pecho, en la cabeza y en la pierna de uno de los guardias. El joven de ojos bicolores solo se apuró guardando el arco en bajar las escaleras y tomar a la princesa de nuevo para huir, alguien encontraría esos cuerpos tarde o temprano para tener que ejecutar ya su plan de escape. La carrera le cansaba pero con esfuerzo llego hasta el carruaje que tenia todo listo.

Se podía ver en escena el carruaje salir por la leve inclinación del patio y viajar solo hacia dirección de la puerta de entrada el sonido atronador que llamo a muchos de los guardias en turno su atención al ver el carruaje blanco del reino viajar solo y tranquilamente con unos 3 barriles encima pero nadie hacia algo por querer pararlos, quedaban dudosos e incluso  extrañados por ver un suceso al punto de parecer sobrenatural, confundidos hasta que el carruaje choco con la puerta principal como si nada y todos se querían acercar hasta que un valiente se acercaba sin ver nada en su interior, excepto mas barriles. Sin mas por los cielos volaba una flecha encendida en fuego que llego hasta los barriles encajándose y para el miedo de mucho se dieron cuenta lo que era pero tarde para alguno y sorprendidos otros, los barriles estallaban con bastante brutalidad deshaciendo no solo el carruaje si no también buena parte de la entrada en una gran explosión que despertaría buena parte del pueblo, junto un fuego intenso y gran humarada, durante la confusión un corcel salía del castillo, cargando mochilas y a Black que tenía a su objetivo encima también mientras agitaba rápidamente las correas del caballo que pasaría por el fuego de manera veloz y dejando a todos sin saber que realizar. Un escape del castillo completo perdiéndose hacia las calles del pueblo mientras los guardias trataban ver que ocurría y alzaban las defensas, el trabajo estaba listo y lo próximo era solo cobrar la recompensa del secuestro que seria trabajo de los demas del grupo mientras el solo tenia que esperar que hicieran el resto, no había trabajo malo nunca, lo malo era tener que trabajar.

_________________

GunsShock - Armero
Nivel E - Iniciado


avatar
Black Wolf

Mensajes : 21
Fecha de inscripción : 03/07/2013

Hoja de personaje
Tripulación:
Cargo:
Recompensa:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.