Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» El Foro cierra pero Skype es eterno.
Miér Oct 23, 2013 12:47 am por Jack Daniels

» Afiliación Strong World [Élite]
Dom Ago 11, 2013 3:24 pm por Invitado

» O.W. {Foro rol anime} normal
Sáb Ago 10, 2013 3:11 am por Invitado

» Jung Sang Art School {Normal}
Jue Ago 01, 2013 5:35 pm por Invitado

» Afiliación a VirtualWorld
Sáb Jul 27, 2013 11:31 am por Invitado

» Petición de experiencia (Activa)
Vie Jul 26, 2013 9:27 am por Aoi Revenge

» Capítulo uno - Primer encuentro.
Vie Jul 26, 2013 6:48 am por Aoi Revenge

» PRIMER CENSO GLOBAL. [18/07/13 - 26/07/13]
Jue Jul 25, 2013 6:36 pm por Adán D. Romalia

» "The Peacemaker"
Jue Jul 25, 2013 1:00 am por Aoi Revenge

» ~~Aburrimiento, Balas, Puños y un pajaro muerto~~
Miér Jul 24, 2013 9:06 pm por Jean Vancroux

One Piece World

Memento Teen Titans New Generation
'Ndrangheta

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 24 el Jue Jul 04, 2013 2:06 pm.

Cruxes Past ~ 01.

Ir abajo

Cruxes Past ~ 01.

Mensaje por Edmundo X. Cruxes el Mar Jul 02, 2013 5:04 pm

Habían pasado ya dos años de mi entrenamiento en la isla Karate, dos años de aquel torneo que perdí y sobre todo, dos años donde mi maestro se había llegado a ganar mi entero respeto, además que el entrenamiento recibido por el mismo me hizo mejorar en muchos aspectos tanto personales como de otra índole -¡Ven acá!- le gritaba a un corpulento enemigo que se lanzaba en mi contra siendo fácilmente neutralizado por una patada bien colocada sobre la mandíbula dejándolo caer pesadamente sobre el escenario de nuestra pelea, con ello concluyo la demostración de habilidades, es irónico pensar que hace unos años todos se burlaban de mí, el chico venido de quien sabe entrenado por el maestro ermitaño, hoy en día por ello era reconocido en la isla, no puedo decir que me volví una celebridad pues existían alumnos más reconocidos que yo, pero cuando menos me convertí en alguien digno de llevar el título de “alumno” en artes marciales, cosa que pocos llegaban a alcanzar pues en la isla pese a que todos practicaban con regularidad en algún dojo, pocos eran los que verdaderamente se ganaban el merecimiento de ser reconocidos como practicantes. Hice una ligera reverencia con una placida sonrisa ante mi contrincante y baje siendo aplaudido por los presentes, llegue entonces hasta el maestro Kyo quien únicamente asintió felicitándome; nos quedamos ahí una hora o poco más visualizando el resto de las demostraciones hasta que concluyeron, una vez todo se hubo calmado vino lo mejor de todo, una pequeña convivencia entre los alumnos que más se asimilaba a una quermes. Lo que más me gusto sin duda fue que todo era gratis pues era una especie de recompensa a los alumnos que ante situaciones de peligro fungíamos como la policía local -¡Comida!- grite animoso comenzando a tragar como un cerdo.

Mientras me atiborraba uno de mis compañeros llamado Yerik palmeo mi espalda con tanta fuerza que me hizo escupir un poco del bocado, se encontraba contento porque mi maestro lo había aceptado como alumno hacia unas semanas y estaba comenzando con su entrenamiento, lo entendía, era genial estar aprendiendo las artes del combate pero seguía sin comprender como diablos un sujeto tan fuerte -calculaba que era más fuerte que yo cuando menos en potencia física- buscaba un profesor, si yo fuese como ese tipo estaría fungiendo como maestro o algo mejor para ganarme un sueldo, claro que a mi profesor no se le pagaba con monedas pero si con trabajo como cortar madera, ayudarle a vender algunos objetos, en fin. Tras el breve saludo se despidió anunciando que iría al bosque pues estaba algo cansado después de las demostraciones realizadas por su parte, otra incongruencia pero qué diablos, tampoco es que yo fuese a ser su vigilante de día y de noche; una vez estuve lleno me acerque a una banca para reposar, sin darme cuenta cerré mis parpados y me quede ahí dormido, fue hasta que alguien movió mi hombro que abrí mis ojos bostezando con fuerza, se trataba de una linda muchacha que me estaba sonriendo, la conocía poco, era alumna del profesor Kurai, o Karai, no recuerdo, pero era uno de los más costosos en la isla, supuestamente el mejor, aunque cuentan por ahí que en su tiempo mi maestro fue más hábil, cosa que no existía forma de contradecir o reafirmar. Ella me indico que estaba por realizarse un baile para todos los alumnos en una pequeña cabaña para eventos, me sorprendió que me invitara y acepte por alguna razón ajena, nunca asistí a un baile porque no me gustaba, no mucho en realidad.

Entre y logre comprobar que el sitio era amplio, dentro ya estaban algunos alumnos formados en pareja moviéndose a un ritmo de bongoes que era adictivo, sentí una ansiedad por moverme al ritmo pero me contuve ya que no buscaba pasar una vergüenza enfrente de la hermosa jovencita, ella me llevo hasta una barra donde servían bebidas y ahí tomamos un poco de ponche -que para colmo sabia a mil diablos, seguro que mi profesor fue el responsable de crear este adefesio- haciendo ambos un gran esfuerzo para no vomitarlo sobre la madera. Deje mi vaso a un lado y ella me invito a bailar, dude un tanto pero cedi, bailamos toda la noche hasta que el evento concluyo, ¿acaso estaba enamorándome de ella?, así parecía, al final de la velada nos despedimos amistosamente y cuando arribe a la cabaña de mi maestro no le encontré, creí que estaría fuera divirtiéndose también y pegue pestaña en la cama quedándome ahí hasta que el sonido de un gallo me estremeció obligándome a abrir los parpados con pesadez; me estire con pereza irguiéndome pero tampoco di con el maestro, seguro que la juerga estaba buena pues para no tenerlo aquí con su voz indicándome que me levantase debía ser un asunto muy importante, a la mejor hasta estaba con alguna mujer, que más me importaba. Salí y en el lago que estaba cerca lave mi rostro, me quite la camisa y estaba listo para darme un chapuzo cuando un sonido extraño me hizo girar, ahí vi a la chica del día anterior quien con una patada voladora bien posicionada en mi mejilla izquierda me saco por los aires cayendo en el agua con estrepito, aun confundido emergí a la superficie acercándome a la orilla recargándome un poco en la tierra tosiendo algo de agua que logro ingresar a mis pulmones y cuando tuve control de mi le eche una mirada -¿Qué haces?...- ella simplemente mantenía una mirada asesina con los ojos llorosos, sus lágrimas resbalaban por sus mejillas con fuerza aunque su cuerpo demostraba una agresividad innata. Lanzo una serie de patadas que pude contrarrestar con bloqueos básicos pero un golpe me dio directo en la mejilla ya afectada desestabilizándome y causando que una patada en el abdomen me lanzase unos metros atrás, mas con la experiencia logre girar sobre el suelo levantándome rápido en posición defensiva.

-¿Qué haces?- le grite con enfado pero ella solamente seguía llorando y arremetió de nueva cuenta, esquive una serie de golpes y por instinto contraataque propinándole una patada totalmente certera en el mentón elevándola unos centímetros del suelo, esto lo complemente con una patada giratorio sacándola a volar unos metros lanzándola al lago, su cuerpo se perdió en esas aguas y avance un poco hasta la orilla, por segundos no hubo rastro de ella, pero de un momento a otro emergió en el otro lado comenzando a correr con dificultad, no planeaba permitir que se escapara tras todo el alboroto que monto y por lo mismo le di seguimiento -¡Espera!- mi mente seguía confundida, ella había sido muy buena conmigo la noche anterior y sin embargo ahora estaba atacándome, por no decir que me obligo a golpearla, ¿qué sucedió?, por algún motivo todo se comenzó a relacionar con la ausencia de mi maestro, seguro que algo paso, pero, ¿qué?, quien sabe, es probable que ella buscara a mi profesor pero al no dar con su pista decidió atacarme a mí que era su alumno predilecto, mas esto solamente abriría más incógnitas que respuestas verdaderas, por ahora me quedaba buscar la verdad desde sus labios.

Tras un buen tramo me perdí en el bosque, un viento proveniente del océano sacudía de vez en cuando los arboles alterándome, mis sentidos se sobresaltaban con el menor movimiento, de repente a mi derecha escuche algo y me tire al suelo rodando tratando de evitar un ataque, sin embargo de la flora no emano mi enemiga sino al contrario, el otro estudiante quien parecía algo alterado y al verme trato de atacarme, pero no lo hizo, me ayudo a ponerme de pie y me comenzó a explicar algo extraño, aparentemente mi maestro había estado bebiendo en un bar local cuando llego el otro profesor, hubo un pequeño careo entre ambos y después todo se fue al diablo concluyendo en un reto a muerte, pero fuera de eso no sabía nada más, de hecho había estado buscando al profesor y no había dado con él, por eso volvió buscando mi ayuda para emprender como es obvio una búsqueda de nuestro mentor. Aunque mi mente seguía sumida en la chica no tuve más opción que regresar con mi compañero al pueblo a la mayor velocidad que nos fue posible. Llegamos con prontitud y nos topamos con un pueblo casi fantasma, solo unos cuantos hombres rondaban por ahí más mostraban en sus facciones una angustia poco convencional -Algo está mal definitivamente- susurre y alenté a mi compañero para dar una ronda en cada casa, comercio y cualquier  otro sitio del poblado que pudiese albergar una pelea mortal, sin embargo llegada la tarde solamente dimos con unos cuantos sujetos entrenando, pero no existía rastro alguno de nuestro mentor ni tampoco de la otra chica, las cosas estaban mal.

_________________
..::SONG OF SPARROW::..

~Técnicas~
Narro / -Hablo- / "Pienso" / Otros
avatar
Edmundo X. Cruxes

Mensajes : 170
Fecha de inscripción : 14/06/2013

Hoja de personaje
Tripulación: Song of Sparrow.
Cargo: Capitán.
Recompensa:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.