Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» El Foro cierra pero Skype es eterno.
Miér Oct 23, 2013 12:47 am por Jack Daniels

» Afiliación Strong World [Élite]
Dom Ago 11, 2013 3:24 pm por Invitado

» O.W. {Foro rol anime} normal
Sáb Ago 10, 2013 3:11 am por Invitado

» Jung Sang Art School {Normal}
Jue Ago 01, 2013 5:35 pm por Invitado

» Afiliación a VirtualWorld
Sáb Jul 27, 2013 11:31 am por Invitado

» Petición de experiencia (Activa)
Vie Jul 26, 2013 9:27 am por Aoi Revenge

» Capítulo uno - Primer encuentro.
Vie Jul 26, 2013 6:48 am por Aoi Revenge

» PRIMER CENSO GLOBAL. [18/07/13 - 26/07/13]
Jue Jul 25, 2013 6:36 pm por Adán D. Romalia

» "The Peacemaker"
Jue Jul 25, 2013 1:00 am por Aoi Revenge

» ~~Aburrimiento, Balas, Puños y un pajaro muerto~~
Miér Jul 24, 2013 9:06 pm por Jean Vancroux

One Piece World

Memento Teen Titans New Generation
'Ndrangheta

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 24 el Jue Jul 04, 2013 2:06 pm.

El nuevo comienzo

Ir abajo

El nuevo comienzo

Mensaje por Daralth S. Lay el Mar Jul 02, 2013 4:02 pm


Una nueva aventura, un nuevo destino. Millones y millones de sucesos estaban por acontecer a la joven peliroja. Al borde de un acantilado las olas chocaban duramente levantando grandes litros de pura espuma la cual se llevaba el viento. Un gran viento costero zarandeaba la melena de la peliroja con los brazos extendidos al mar. Un llameante sol iluminaba el torso de esta la cual cerraba los ojos para disfrutar de la armonía del ambiente y del olor del mar. En una pequeña isla comenzaba la historia de una bella joven que poco a poco se iria conociendo en todos los mares hasta llegar a ser un a almirante de la Marina.

Hacia pocos dias de su ingreso a esta organización, y ya comenzó a ser reconocida como una gran marine por su habilidad con las armas de filo. Con gran velocidad y belleza Lay era una temible rival a la que tener en cuenta ya que en futuro sería una gran cazadora de piratas. Amante del trabajo y de las batallas a la par que del navio y de la cartografia. Deseante de aventuras y de nuevas experiencias. La joven Lay deseaba partir de aquella isla con un pequeño navio, formar una pequeña organización de marines para combatir a los piratas y surcar todos los mares siendo temida como la princesa Marine.

Lay miraba al horizonte con deseo y esperanza. Abria sus ojos con gran fuerza mientras levantaba su puño al cielo para dar esperanza y con la señal de que en un futuro se convertiría en una gran Almirante de la marina. Tras ello, tras ese chute de adrenalina la joven dió media vuelta y volvió a la ciudad. Una ciudad donde solia estar repleta de piratas, la misma ciudad donde fue sentenciado el rey de los piratas, Loguetown.

En poco tiempo ya estaba recorriendo sus calles con un rostro serio. Quería ir a un sitio en concreto, una pequeña taberna la cual siempre solia estar vacía. Esta vez no era un caso especial. Lay llegó al lugar deseado. Con un ligero movimiento abrió la puerta mientras cordialmente saludaba al camarero el cual le respondia con un cordial saludo. Se acercó al taburete de siempre mientras el camarero ya comenzaba a servir lo que la bella deseaba. Al parecer ya eran muchos los días que iba a ese lugar.

El camarero puso una jarra de pura cerveza frente a la muchacha la cual comenzó a beber hasta acabarsela para dar un duro golpe ~ Más, hoy celebramos mi ingreso a la marina ~ Decia la joven mientras con una sonrisa veia como le volvian a rellenar su jarra de pura cerveza, su bebida preferida.
avatar
Daralth S. Lay

Mensajes : 7
Fecha de inscripción : 25/06/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El nuevo comienzo

Mensaje por Taiga D. Chappel el Dom Jul 07, 2013 2:35 pm

- Cantinero saca una ronda completa... que aquí este negro idiota dispara!! - El grito se hizo sonar en la tranquila, y casi abandonada, cantina mientras que por la puerta pasaba una quintilla de jóvenes marines, todos con ligeras variantes al uniforme básico y carentes de insignia alguna por lo que se podía asegurar que era un grupo de reclutas, que se adentraba con tranquilidad levantando la mano para saludar al dependiente mientras con una clara confianza se hacían su propio camino hasta una mesa en el extremo opuesto a la salida, una mesa que por algún motivo parecía ya estar destinada a ellos pues con familiaridad se habían dispuesto a ocuparla.

Todos parecían soldados promedio sin muchas características a resaltar, exceptuando uno que por su cabellera albina y su elegante fisionomía tenía más el porte de un oficial que de un simple recién ingresado más de alguna manera parecía el más animado de todos pues el había sido el que había ordenado la primer ronda de bebidas con el descaro de ponerla a la cuenta de uno de sus colegas.

Por su lado el cantinero hizo lo propio y empezó a formular el pedido, no sin mostrar una mueca de inconformidad con aquel grupo que en más de una vez había salido con excusas sobre su posición como la justicia para sacar descuentos o incluso bebidas "gratis". Era un grupo de marines bastante escandaloso y que no reparaba en la tranquilidad de los demás, ni en el respeto.

- Oye... ya viste a la chica en la barra - Musitó uno de los reclutas, el más moreno de ellos y poseedor de una impresionante cara de criminal, mientras señalaba a una despampanante pelirroja que disfrutaba tranquilamente de unas cevezas en lugar indicado. Esta chica fue apreciada por el peliblanco, Taiga, con mucho cuidad pues no pudo evitar apreciar la perfección de su cuerpo aun por encima de sus ropas solo para notar que de algún lado la había conocido... para su infortunio no llegaba a la mente la idea de que aquella chica era una oficial de su base militar y por consiguiente una superiora directa.

- Yo digo que la invitemos para festejar bien! Que si ya nos escapamos de nuestra ronda de patrullaje al menos debemos aprovechar!!! - Gritó otro de sus colegas sin miedo alguno a ser escuchado pues tampoco se acordaba de que aquella mujer era una viva representante de lo que la fuerza militar quería demostrar.

_________________
avatar
Taiga D. Chappel

Mensajes : 6
Fecha de inscripción : 14/12/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El nuevo comienzo

Mensaje por Daralth S. Lay el Lun Jul 08, 2013 4:05 am

La gran tranquilidad del lugar era quebrada por completo a causa de la entrada de un grupo escandaloso. Aquella taberna deberia de ser un lugar exclusivo para la pelirroja o ella lo deseaba así. No le gustaba la gente y mucho menos la gente escandalosa. De una manera disimulada y entre miradas pudo observar que aquellos muchachos eran miembros de la marina, de la gran organización de la cual Lay formaba parte. La cabellera de la pelirroja ocultaba en parte su rostro un rostro de enfado y bastante hostil a causa de la entrada de aquellos hombres. En una mirada cruzada con el tabernero este ya sabia que la presencia de aquellos muchachos incomodaba a la joven Lay la cual con una pequeña seña con su mano derecha le indicaba al tabernero que le volviera a servir una ronda de su mejor cerveza. Tras atender a aquellos ruidosos marines el tabernero prosiguió a entregar el pedido de la pelirroja la cual escuchaba las sandeces y estupideces de aquellos marines. Con su mano derecha abrazó por asi decirlo la jarra de cerveza mientras su sangre comenzaba a calentarse a causa de la rabia y el enfado que estaban provocando aquellos seres en el interior de la joven.


Lay no llevaba consigo todo su armamento, más bien solo llevaba con ella sus sais negros situados en los tobillos. Vestida con un pantalon vaquero muy corto y una camiseta de lino morada con toques florales sin mangas hasta el cuello y con un agujero en la parte del escote mostrando sus grandes senos. Su cabellera lisa y roja al igual que sedosa. Pequeños avalorios situados en sus muñecas y orejas. Calzada con botas negras hasta la espinilla donde estaban ocultos los sais para poder realizar ataques sorpresa y pillar desprevenido a sus rivales. Lay no era conocida por tener buen humor, más bien por lo contrario, por poseer un carácter duro y dominante hacia cualquier situación. Esta vez a causa de una frase todo ese carácer explotó. Lay no se pudo contener más. Incó su brazo para acabarse toda la jarra de cerveza y de una manera sutil la depositó sobre la barra mientras miraba al tabernero con un rostro agresivo y ofensivo ~ Perdón por la escena que te voy a hacer contemplar ~ susurraba entre dientes la peliroja mientras reincorporaba su posición a la par que recogia su cabello hacia un lado. Apoyó sus manos sobre la barra para luego girar levemente su taburete y poder bajar de el sin estamparse contra aquella tabla de madera que servía de mesa. Situó sus pies sobre el suelo y poco a poco mientras se acariciaba el pelo se acercaba a la mesa donde estaban aquellos sujetos.


De espaldas estaba el marine el cual habia chillado duramente que estaban escabullendose del servicio. En una isla donde los piratas estaban a la orden del dia que un marine estubiera fuera de servicio era más que suficiente para ser expulsado de la marina y ser condenado a prisión. Uno de aquellos marines logró destacar, un joven peliblanco, pero Lay no le importo. Con la cabeza baja se situó detrás de aquel marine, con su mano derecha cogió la cabeza de aquel ser y fuertemente la estampó contra la mesa. Con gran fuerza aquella testa impactaba contra la superficie de madera la cual quedaba destrozada a añicos. La cabeza de aquel hombre comenzaria a sangrar a causa de una pequeña brecha en la frente. Tras estamparlo y con otro movimiento sin soltar su cabeza lo lanzó contra la barra estampandolo contra los taburetes mientras con su mano izquierda cogia la bebida de aquel ser y se la lanzaba para empaparlo por completo aunque parecía que a causa de la fuerza de Lay había quedado totalmente insconciente. La pelirroja acto seguido miraba a todos los marines que quedaban totalmente perplejos. Estaban frente a la princesa Marine, nada más y nada menos que una conocida miembro de la marina cazadora de piratas. Estaban en el lugar equivocado haciendo algo equivocado. Lay sin esperar reacción alguna grito duramente ~ ¡¿Que hacen que no estan de servicio?! Esto es un delito ante la armada


Los músculos de Lay estaban tensos. La rabia de la mujer deseaba explotar más aun, solo habia pausado parte de ella al golpear a uno de los presentes, pero toda su ira aumentaba. Odiaba ver como una panda de holgazanes se quedaban bebiendo. Por culpa de serés como los presentes la marina tenia mala fama. Perfectamente lay podia haber sido una pirata y haber asesinado a los cinco marines presentes sin ninguna dificultad. Gente inexperta que alistaba en la marina sin saber cuales eran sus ideales. Gente sin vocación que entraban por hacer algo con sus vidas y no caer en una profunda depresión a causa de que su vida no tuviera nada de sentido. Lay totalmente erguida esperaba la respuesta de alguno de los presentes ignorando el marine insconciente que habia chillado anteriormente. No le gustaba que hubieran interrumpido su descanso.
avatar
Daralth S. Lay

Mensajes : 7
Fecha de inscripción : 25/06/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El nuevo comienzo

Mensaje por Amidamaru el Lun Jul 08, 2013 8:28 am

El valeroso e intrépido marine Amidamaru caminaba tranquilo por las calles de Loguetown con sus katanas colgando tranquilamente de su cinturón. Los pasos del marine eran apenas perceptibles por su calzado que apenas hacía resonar sus pasos pero eso era indiferente para el peliblanco, su única idea era mantener el orden en la ciudad y acabar con los criminales y hacer que todo el mundo esté en paz. El marine no prestaba mucha atención a la gente que se encontraba porque ninguna le parecía ser un criminal, a su entender eran todos simples civiles que caminaban tranquilos por las calles para dar un paseo o lo que fuere que hiciesen. Empezaba a tener algo da hambre por lo que se dirigió a una taberna en donde podría comer algo antes de continuar con su ronda de vigilancia, tal y como le habían ordenado sus superiores. Al ser alguien muy entregado a sus deberes comería lo justo para saciar su hambre sin tardar en demasía y volvería a patrullar ya que por alguna extraña razón el resto de marines que deberían de patrullar junto a él no estaban.

Maldición, siempre me toca trabajar con los reclutas más irresponsables de la marina, los que siempre se escaquean y no hacen su trabajo. Qué ganas tengo de asesinarlos pero no puedo, va en contra de la normativa y al hacerlo pasaría a ser un criminal como los que yo habitúo encerrar.

Mientras ese pensamiento afloraba en la mente del marine peliblanco este entró en una taberna que le pillaba en la ruta de patrulla con el fin de evitar distorsionar demasiado su turno pero eso no le fue posible, al entrar en la taberna vio una escena que le sorprendió, una joven pelirroja golpeaba a un joven vestido con un traje de la marina dejándolo inconsciente. Cuando se fijó más vio que el grupo de jóvenes eran los reclutas que deberían estar ayudándolo a patrullar la ciudad. Amidamaru se colocó tras el grupo y con voz clara dijo

¿Con que aquí estabais pequeñas sabandijas inútiles? Desgraciados volver ahora mismo al trabajo si no queréis que avise a nuestros superiores.

Amidamaru apoyaba sus manos en las katanas por precaución, ya que no sabía cómo reaccionarían ante el hecho de tener que volver al trabajo bajo esa amenaza.
avatar
Amidamaru

Mensajes : 6
Fecha de inscripción : 05/07/2013

Hoja de personaje
Tripulación:
Cargo:
Recompensa:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El nuevo comienzo

Mensaje por Taiga D. Chappel el Lun Jul 08, 2013 3:24 pm

- uh?... creo que alguien aquí tendrá éxito - Musitó el joven peliblanco al ver que la diosa pelirroja bajaba de su taburete y se disponía a acercarse, mientras lo hacía no pudo evitar recorrerla de arriba hacia abajo, de lado a lado y bueno por rincones inclusive para apreciar lo que en términos de belleza consideraba una obra de arte. Dio un sorbo a su cerveza y ahí mantuvo su tarro para esconder todo gesto de su rostro dejando que solo los ojos desinteresados se mantuvieran en la chica que claramente pretendía algo con ellos. No sabía si jugar a ser héroe o que, pero sin duda esperaría a que sus amigos dieran el primero paso para que al cometer algún error ellos él pudiera hacer su movimiento.

Pero sus fantásticas ilusiones se desmoronaron de golpe, y no es un decir, pues un tremendo impacto fue lo que lo sacó de sus laureles solo para apreciar como aquella mujer desplegaba una fuerza bruta solo equiparable a su mismo encanto y acababa con sublime facilidad con la conciencia de uno de sus colegas. No reparó en ninguna respuesta ya que uno de sus colegas pronto se levantó presentando una postura firme y un saludo militar con un gesto de nerviosismo que delataba toda la situación. Aquella hembra era una de cuidado... una oficial. Pero Taiga no sabía de ella, no porque no fuera famosa, pues era todo lo contrario, sino porque no tenía interés en los grandes rostros de la marina y más que nada carecía de la memoria para recordarlos ya que su mente jamás había sido considerada privilegiada.

Sus otros dos colegas también se levantaron compartiendo entre ellos el mismo temor a las represalias, y más aun a la fémina que estaba de pie frente a ellos lista para soltar toda su ira. Sin embargo si eso los estaba asustando sería difícil expresar lo que sintieron cuando en sus oídos se introdujo el susurro de otro oficial uno que incluso Taiga pudo reconocer pues era el que estaba a cargo de la patrulla... es decir, el hombre del que habían escapado desde un principio, el peligroso guerrero de Wano, Amidamaru.

Ahí estaban, entre la espada y bueno... la espada, entre la princesa marine y el samurai blanco, los dos personajes de más renombre entre las delgadas filas de Loguetown y quienes ahora tenían sus ojos puestos en un bien merecido castigo, todos nerviosos, excepto por Taiga que o no caía en cuenta o simplemente ya estaba muy acostumbrado a los regaños... la respuesta acertada era la final. No lo iban a correr pues era su castigo estar en servicio, y lo más que podían hacer era penalizarlo lo cual ya era algo cotidiano por lo que a pesar de la imponente figura de sus superiores no hizo más que seguir con su bebida.

- La verdad, que mis compañeros me arrastraron aquí... - Mintió descaradamente y era algo que cualquiera podía notar pues era la versión de todos contra la suya, ya que el había sido el que dio la sugerencia inicial - ... pero ya que pedimos sería una descortesía dejar nuestros tragos a la mitad. Además, nunca pasa nada aquí - No es que fuera malo mintiendo es que simplemente no tenía ni una pizca de ganas de ser convincente por lo que se limitó a esperar a la reprimenda ahí sentado.

_________________
avatar
Taiga D. Chappel

Mensajes : 6
Fecha de inscripción : 14/12/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El nuevo comienzo

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.