Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» El Foro cierra pero Skype es eterno.
Miér Oct 23, 2013 12:47 am por Jack Daniels

» Afiliación Strong World [Élite]
Dom Ago 11, 2013 3:24 pm por Invitado

» O.W. {Foro rol anime} normal
Sáb Ago 10, 2013 3:11 am por Invitado

» Jung Sang Art School {Normal}
Jue Ago 01, 2013 5:35 pm por Invitado

» Afiliación a VirtualWorld
Sáb Jul 27, 2013 11:31 am por Invitado

» Petición de experiencia (Activa)
Vie Jul 26, 2013 9:27 am por Aoi Revenge

» Capítulo uno - Primer encuentro.
Vie Jul 26, 2013 6:48 am por Aoi Revenge

» PRIMER CENSO GLOBAL. [18/07/13 - 26/07/13]
Jue Jul 25, 2013 6:36 pm por Adán D. Romalia

» "The Peacemaker"
Jue Jul 25, 2013 1:00 am por Aoi Revenge

» ~~Aburrimiento, Balas, Puños y un pajaro muerto~~
Miér Jul 24, 2013 9:06 pm por Jean Vancroux

One Piece World

Memento Teen Titans New Generation
'Ndrangheta

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 24 el Jue Jul 04, 2013 2:06 pm.

..::La leyenda del payaso::..

Ir abajo

..::La leyenda del payaso::..

Mensaje por Edmundo X. Cruxes el Mar Jun 25, 2013 12:51 pm

-¡Ya te dije que no te voy a pagar con una caca!- gritaba con fuerza mientras el enorme hombre me llevaba sujeto por la cintura con dirección a un poste donde supuestamente iba a flagelarme por haberle robado un poco de comida, ¿cómo llegue a esta situación?, es una historia corta y muy simple. Hacía ya unas semanas que mi maestro había muerto, tras su fallecimiento me largue de la isla Karate y llegue hasta aquí, ni siquiera sé cómo diablos se llama este estúpido lugar, en fin, el caso es que desde ayer no comía y precisamente hoy encontré una ventana abierta desde la cual emergía un delicioso aroma, no tuve reparos en entrar dando con una mesa llena de comida, obviamente me lo trague todo, ¿acaso es tan malo?, ahora este tipo de dos metros apareció de la nada y me tomo con facilidad, junto a una multitud avanzaba para ver mi posible castigo, que estupidez, si trajese dinero le pagaría para evitarme todo este teatro pero como carecía de plata no me quedaba más que esperar a un dolor intenso, bien me lo dijo alguna vez mi sensei, nunca robes si no estás seguro de escapar, o algo así.

-¡Además una de tus frutas estaba podrida, te salve de un sabor espantoso!- recordé que una de esas frutas con aspecto llamativo sabia a mil diablos, de saber mejor la hubiese tirado a la basura. Retomando el momento actual llegamos hasta la empalizada y ahí me dejo caer con fuerza sobre el suelo, me levante rápido buscando una salida pero muchos otros aldeanos se interpusieron creando un círculo del cual no existía ninguna escapatoria, entonces el hombre enorme con prominente barba me señalo y menciono con voz gruesa -Te voy a dar una lección que nunca olvidaras, defiéndete lo mejor que puedas- arquee una ceja, ¿de verdad esperaba que lucháramos aquí enfrente de todos?, vaya que tipo más raro, aunque debo admitir que eso era mejor que la idea de ser azotado hasta desmayarme del dolor -¡Bien, pero te advierto que soy muy fuerte!- me comencé a reír pues estaba bastante confiado de mis habilidades, no esperaría a que lanzara el primer golpe y pensé que si atacaba primero lograría derrotarle de un solo movimiento, por lo mismo me lance en su contra dirigiendo un tremendo puñetazo a su rostro el cual llego directo pero aquella masa no se movió.

-¿Qué?- me sorprendí un tanto pues yo nunca me caracterice por ser especialmente débil, retire mi puño y vi su nariz con una tenue línea de sangre pero aun así no parecía haberle dolido demasiado -¡Eso fue solo el entrenamiento!- me volví a reír pensando que estaba disimulando el dolor y volví a lanzar un golpe, a diferencia de antes tomo mi brazo -que a comparación del suyo era diminuto- y me elevo por los aires lanzándome con tremenda fuerza contra una pared, la golpee con tanta potencia que incluso se desquebrajo mientras me quedaba tendido en el suelo todo confundido -¿Qué pasho?- hablaba mal por lo mismo y por ende tendía a agregar una “H” a cada frase, sin embargo al levantarme no sentía casi nada, era como si el golpee anterior me hubiese hecho nada -¡Tu!- lo señale y de repente mi brazo se estiro como dos metros volviéndose flácido -¡Que pasa!- me asuste pues pensaba que algún tipo de brujería me había caído encima y tomaba mi brazo tratando de moverlo pero sin efecto, lo sentía adormecido y era bastante extraño la sensación, como si estuviese echo de algún material flexible.

Lastimosamente esto no parecía ser excusa para el grandote quien más enfadado se acercó hasta mi posición y arremetió con tremenda patada en mi rostro lanzándome por los aires golpeándome con unas cajas de madera rompiéndolas en su totalidad; otra vez quede confundido y lo peor que mi brazo seguía todo estirado regado por el suelo, esto propicio que el hombre tomase el mismo y comenzara a darme vueltas mientras yo volaba por los aires mareándome con cada movimiento, así fue hasta que me soltó dejándome salir disparado contra la empalizada sobre la cual en lugar de golpearme como siempre me enrolle literalmente quedando ahí atrapado y aun mas confundido -Bajan…- vomite porque estaba demasiado mareado y mi cuerpo en su totalidad se volvió flácido cayendo al suelo como una masa extraña, las risas de todos los hombres a mi alrededor no se hicieron esperar y al poco rato pude sentir como me estaban pateando por todos lados, pero en realidad era simplemente la sensación de una patada, aunque no sentía dolor alguno, como si para mi aquello no tuviese ninguna complicación, de hecho por eso no me moví, necesitaba centrarme de nuevo y lo conseguí solamente cuando el grandote me tomo por el cuello levantándome.

-Eres más resistente de lo que pareces, pero veamos como resistes a vivir sin espina…- me abrazo con el típico “abrazo de oso” estrujando con toda su musculatura buscando partirme a la mitad, mas ante ello sentí un cumulo de caricias extrañas y comencé a reír a carcajadas ante el asombro de todos -¡Para, para, me haces cosquillas!- el hombre entre colérico y sorprendido implemento más fuerza doblándome al extremo pero yo simplemente me seguía carcajeando a todo lo que daba, entonces algo mágico paso, mi cuerpo regreso a la normalidad, mis brazos retomaron su tamaño y casi al instante lance un gran puñetazo al rostro de aquel hombre, esta vez se tambaleo soltándome. Analice la situación, algo me paso, no sé qué pero es bueno, mi cuerpo era una especie de liga que podía estirarse y claro que tenía que aprovecharlo, quien sabe quizás algo de lo que comí me brindo súper poderes momentáneos y era momento de utilizarlos -¡Venga!- comencé a lanzar golpes a todas partes estirando mis miembros de formas casi inimaginables, uno dos, tres y cuatro, golpes iban y venían por todas partes que rebotaban en la humanidad de los presentes.

Cuando finalmente me detuve a mi alrededor solo quedaba la huella de hombres inconscientes y totalmente golpeados, unas cuantas mujeres emergieron para percatarse de la terrible escena y dado que algunos de los pobres eran sus maridos se apresuraron a atenderles mientras yo me iba feliz de lo sucedido -¡Para que no vuelvan a meterse conmigo!- me di incluso el lujo de tomar algunas monedas que por ahí habían caído y me fui silbando una canción, quien sabe qué diablos sucedió con mi cuerpo para tener esa capacidad pero no me iba a quejar de un golpe de buena suerte, quien sabe a la mejor este era el comienzo de una nueva vida, de un nuevo poder y sobre todo, el comienzo de mi propia leyenda, una que buscaba fuese grande, lo suficiente para recuperar lo que algún día se me arrebato a la fuerza.

_________________
..::SONG OF SPARROW::..

~Técnicas~
Narro / -Hablo- / "Pienso" / Otros
avatar
Edmundo X. Cruxes

Mensajes : 170
Fecha de inscripción : 14/06/2013

Hoja de personaje
Tripulación: Song of Sparrow.
Cargo: Capitán.
Recompensa:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.