Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» El Foro cierra pero Skype es eterno.
Miér Oct 23, 2013 12:47 am por Jack Daniels

» Afiliación Strong World [Élite]
Dom Ago 11, 2013 3:24 pm por Invitado

» O.W. {Foro rol anime} normal
Sáb Ago 10, 2013 3:11 am por Invitado

» Jung Sang Art School {Normal}
Jue Ago 01, 2013 5:35 pm por Invitado

» Afiliación a VirtualWorld
Sáb Jul 27, 2013 11:31 am por Invitado

» Petición de experiencia (Activa)
Vie Jul 26, 2013 9:27 am por Aoi Revenge

» Capítulo uno - Primer encuentro.
Vie Jul 26, 2013 6:48 am por Aoi Revenge

» PRIMER CENSO GLOBAL. [18/07/13 - 26/07/13]
Jue Jul 25, 2013 6:36 pm por Adán D. Romalia

» "The Peacemaker"
Jue Jul 25, 2013 1:00 am por Aoi Revenge

» ~~Aburrimiento, Balas, Puños y un pajaro muerto~~
Miér Jul 24, 2013 9:06 pm por Jean Vancroux

One Piece World

Memento Teen Titans New Generation
'Ndrangheta

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 24 el Jue Jul 04, 2013 2:06 pm.

Z Chronicles ~ Capítulo 0

Ir abajo

Z Chronicles ~ Capítulo 0

Mensaje por Zhown el Lun Jun 24, 2013 3:23 am

¿Cuántas veces os han prometido que todo iba a salir bien? ¿Cuántas veces os han intentado proteger con esos fuertes abrazos que para nada servían? No es que una persona pueda depender de otra, sino que sea autosuficiente y sea capaz de vivir por sí misma, sin la ayuda puntual de los demás. Solo así se puede ser alguien de provecho, y no un niño que por cualquier problema va corriendo a su madre para que lo arrope entre sus cálidos y tiernos brazos. El verdadero problema del peliazul, es que no tenía a nadie en quien consolarse, pues desde bien pequeño había sido único amigo de la soledad y la desdicha.

Llegó al Reino de Lvneel en un bote no más grande que un ataúd, dentro del cual viajaban el susodicho bebé y su madre muerta. Un terrible panorama cuando lo descubrieron los pescadores de las costas, que llevaron al bebé hacia el orfanato y lo criaron como si fuera un hijo más que hubiera venido del mar. Fue cuestión de tiempo que creciera y su cabeza se amoldase para acostumbrarse a lo que le tocaba realmente en aquella vida: sobrevivir por sí mismo.
Nos situamos cuatro meses después de su décimo sexto cumpleaños, perteneciendo al club de espadachines del Reino, que compaginaba con sus estudios de navegación. El local no era demasiado amplio, lo suficiente como para mantener en su interior a un grupo de unas veinte o treinta personas, con suficiente hueco como para que no estuvieran completamente pegados los unos a los otros. Aquel día iban a entrenar en combates individuales, por separado, sin ningún objetivo en especial. El pelinegro portaba ya sus tres espadas, siendo de bambú para no dañar a los compañeros, intentando dominar el estilo al que más tarde pondría el nombre de “Ametoryu”.

- Bien chicos, poneos por parejas y empezad. Recordad, no deis golpes a partes importantes o sensibles del cuerpo, tratad de estilizar vuestra técnica y movimientos. No es más que un entrenamiento.

Comentó el maestro de la sala, sentándose en una pequeña butaca y sin apartar los ojos de todos los alumnos que estaban a punto de comenzar con aquella fase del día. El peliazul de ojos extrañamente sensuales avanzó hasta que encontró a un chico que también serviría a su propósito. De pelo rubio y ojos alegres de color verde oscuro, le tendió una de sus manos para estrecharla antes de dirigirse a las zonas de tatami provistas para los combates. Ambos vestían como se les obligaba en el establecimiento: unos kimonos negros y calcetines blancos que agarrasen bien al suelo, además de unos cinturones de distinta graduación de color, en representación de las habilidades adquiridas por el espadachín. El cinturón de nuestro protagonista era el tercero mayor, rozando casi la perfección de los conocimientos de dicha escuela. Mientras tanto, el de su enemigo era exactamente un cinturón del mismo color, por lo que la batalla estaría bien servida contra un oponente del mismo nivel. Aquel reto prometía bastante.

- Tengamos un buen combate, sin ataques rastreros e ilegales. No es más que un pasatiempo, así que no tenemos porqué llevarlo a extremos que no podamos controlar, ¿te parece?

Preguntó el joven contrincante de Zhown, tomando dos espadas, una a cada mano, y preparándose para comenzar. Mientras tanto, el joven navegante tomaba dos de sus espadas con las manos y situaba la tercera en la articulación de su codo del brazo derecho. La mirada era seria, y su boca no parecía mostrar ningún signo de indulgencia por su propia parte. Era como si fuera a devastar al enemigo hasta que no quedase ni la menor parte de él, como si aquello no fuera más que una cacería de la que podía estar más que contento. Como depredador universal, ese era su trabajo.

- Me parece correcto, tienes mi palabra de que el combate será justo. Ahora, vamos a empezar, los demás ya han comenzado. Y nosotros aún seguimos de charla. ¡En guardia!

Añadió el peliazul, que estiraba su pierna derecha hacia adelante y giraba un poco su cuerpo, hasta quedarlo de lado, sin apartar sus dos ojos de extraño iris del enemigo que tenía delante de sí mismo. El contrario realizó lo mismo, cruzando sus dos espadas por delante de su pecho, como si se tratase de una equis bien formada.

Sus respiraciones eran lentas, intentando controlar los latidos y pulsos de su corazón para prestar más atención a lo que pasaba realmente. Siempre se ha dicho que una mente ofuscada es una mente nublada, y aquella era la primera lección que les habían enseñado en el establecimiento de espadachines. Aquel que no conseguía pasar por la prueba inicial tenía que repetirla hasta ser capaz de controlar a sus propios “demonios” internos, puesto que la paz interior era un estado que siempre venía fenomenal para mantener la cordura en una situación extrema.

En el momento justo en que dos compañeros ajenos a ellos chocaban sus espadas de bambú en otro combate improvisado, los dos combatientes se impulsaron rápidamente para comenzar con aquella pelea. El joven que había aceptado pelear con Zhown lanzó un golpe con la espada de la mano izquierda, utilizando el reverso. Dicha iniciativa fue cortada por el pelinegro, que interpuso entre los dos cuerpos la espada de su mano izquierda, bloqueando el ataque y dejando una apertura para atacar con la mano derecha. Movió dicha espada, para lanzar un golpe en vertical hacia el hombro del adversario. Sin embargo, y como este empleaba un estilo de dos espadas, no fue complicado para él emplearla y detener su avance. Los dos habían quedado tan juntos que parecía imposible separarlos sin que se dieran un golpe el uno al otro.

Pero Zhown tenía una tercera espada en la articulación del codo que todavía no había empleado. Dejándose caer hacia atrás, giró su cuerpo con una sonrisa en los labios, mientras que lanzaba un golpe con aquella espada a la mejilla izquierda del enemigo. Dicho golpe sonó bastante duro, y pronto el contrincante cayó al suelo llevándose una mano a la zona afectada. Guardando sus tres espadas en el cinturón, atándolas correctamente para que no se cayeran, cruzó sus brazos por debajo del pecho y suspiró. Otra victoria más en un día que no tenía nada de especial. Sin embargo, era triste que derrotase a todo el que se pusiera delante de él de un simple espadazo en la cara, puesto que no le suponía ningún esfuerzo pelear contra todos los alumnos del lugar con su estilo de rápidas estocadas.

Sin embargo, él sabía que pronto llegarían los retos difíciles, en los que tendría que esforzarse al máximo para mantenerse vivo en aquel mundo de locos. Y si quería sobrevivir, no podía perder en un tonto combate como en el que había participado minutos atrás. Él había nacido con la habilidad suficiente como para dejar marca en aquel lugar, y la flama con que brillaban sus ojos indicaban que no se rendiría nunca, costase lo que costase.

_________________



Epadachín - Arqueólogo
Niveles C - Iniciado
Kenbunshoku Haki nivel Básico {Afín}
Pirata sin Recompensa
Técnicas y Habilidades
Subcapitán de "Song Of Sparrow"




avatar
Zhown

Mensajes : 197
Fecha de inscripción : 15/06/2013
Edad : 25

Hoja de personaje
Tripulación:
Cargo:
Recompensa:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.